Alexis Sánchez sumó un nuevo capítulo a su tormentoso año 2018

El delantero chileno vivió una noche para el olvido en Rancagua jugando por la Roja, y con el penal fallado ante Costa Rica, como viva imagen de su complejo momento deportivo.

Por Diego Espinoza Chacoff

La selección chilena cayó frente a la de Costa Rica con un marcador de 3 a 2, el cual maquilló en parte el bajo nivel futbolístico y anímico que demostraron los jugadores nacionales, en la cancha del estadio El Teniente de Rancagua.

Una imagen clara de ese estado, fue el delantero del Manchester United, Alexis Sánchez, quien se mostró evidentemente afectado por el bajo rendimiento del equipo y su poca efectividad individual. Su difícil momento con los Diablos Rojos en Inglaterra, donde alterna titularidad, se vio reflejada en el equipo de Reinaldo Rueda, con un juego desordenado y alejado de lo que le había solicitado el DT en los días previos de entrenamiento.

A pesar de que el seleccionador nacional probó con Alexis jugando libre por el mediocampo, el choque de funciones con Arturo Vidal se hacían constantes y por ello decidió replicar su puesto en el United y utilizarlo como puntero izquierdo. Pese a ello, el tocopillano no acató las órdenes desde un comienzo y por eso en la segunda etapa se vio obligado a remitirse a su banda, luego del caos evidenciado en el centro del campo en el primer tiempo.

Con toda esa confusión y perplejidad en su cabeza, el Niño Maravilla buscaba encontrar el fin de su tormentoso año 2018 con una buena actuación en la Roja, pero el escenario en Rancagua era totalmente lo contrario. El futbolista formado en Cobreloa estaba confundido, ansioso y no encontraba respuestas a su mal rendimiento. En ese estado, las figuras de la Roja trataban de levantarlo e incluso Vidal, le cedió el penal a favor de Chile y que Alexis desperdició fácilmente.

Cólera y frustración

Luego del penal perdido, Alexis no entendía el porqué no podía escapar de la nube negra que lo ha perseguido desde su transferencia de Arsenal al United. Con el balón en las manos del arquero Esteban Alvarado, Sánchez se descontroló, pateó el segundo palo del meta rival y pateó un balón tan fuerte que casi impacta en trabajadores de Chilevisión que transmitían el duelo al borde de la cancha.

Aunque su gol fue en gran parte mérito personal, Alexis estuvo lejos de querer celebrar su tanto número 40 con la selección chilena y sólo los gritos de Gary Medel y Vidal, lo hicieron tomar conciencia de que él debía ser la esperanza de la Roja, en medio de una de las temporadas más angustiantes que ha vivido como profesional.

"Es un conflicto grande en el que estamos. es lo que se transfiere del club a la selección. Ayer lo manifesté y le he estado diciendo (a Alexis) que no tiene que demostrarle nada a nadie, y menos a mí de lo buen jugador que es"; manifestó Rueda sobre el tocopillano tras el partido.

"No puede resolver algo colectivo con una individualidad, está ansioso, lo va a cambiar a medida que haga 10 o 15 partidos buenos con el United. mientras siga con esa inestabilidad, es difícil. Ese es el conflicto, hoy el 0-1 precipita que se llene de ansiedad y no lo veamos en la dimensión que lo conocemos", agregó.

Alexis vive un momento complejo dentro de su concentración con Chile y ahora deberá dar vuelta la página rápidamente, pensando en el segundo encuentro amistoso de la Roja contra Honduras, del próximo martes 20 de noviembre (21:15 horas) y en el estadio Germán Becker de Temuco.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo