La caótica llegada de Boca Juniors al estadio Monumental que obligó a suspender la final de la Libertadores

El bus de los xeneizes sufrió en su arribo al recinto de River Plate y terminó con los vidrios rotos y sufriendo con el gas lacrimógeno que tuvo que arrojar la policía.

Por El Gráfico Chile

La gran final de la Copa Libertadores no había ni empezado y los problemas ya se vivían en el Monumental de River Plate con la llegada del bus de Boca Juniors, el que fue atacado en las cercanías del estadio.

Es que, pese a que iba el bus iba con custodia policial, los hinchas de los Millonarios esperaron al plantel en su arribo al recinto de Núñez y le lanzaron todos los objetos que encontraron en el camino, rompiendo los vidrios del vehículo y provocando grandes problemas en la llegada de los xeneizes.

Los incidentes provocados por los fanáticos de River Plate provocaron la intervención de la policía, quienes comenzaron a lanzar gases lacrimógenos para dispersar a los hinchas. Sin embargo, el gas ingresó al bus de Boca Juniors por las ventanas rotas y dejó más que complicados a los jugadores visitantes.

"El gas lacrimógeno fue de parte de la policía que intentaba reprimir a los hinchas que agredieron al micro", señaló César Martucci, dirigente de los xeneizes, a Fox Sports.

Así, los jugadores de Boca ingresaron al camarín con cortes, problemas para respirar, y sufriendo con los efectos del gas lacrimógeno, siendo, según informaron medios argentinos, Tevez, Cardona, Almendra , Gago, Wanchope, Benedetto, los más afectados por la situación.

El ataque al bus de Boca Juniors generó todo un caos y obligó a suspender la final de vuelta entre xeneizes y River Plate, quedando reprogramada para este domingo a las 17:00 horas.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo