Sin homenajes oficiales y con mucho fervor espontáneo: Crónica del último día del Huaso Álvarez en San Carlos

El ídolo cruzado se despidió del estadio de la precordillera en el triunfo 1-0 sobre O'Higgins que deja a la UC muy cerca de conquistar su estrella 13 de Primera División.

Por Pablo Serey Correa

No había nada preparado más que un sobrio homenaje familiar que le tenía preparado su esposa Alejandra Rodríguez. Todo fue espontáneo en el último día de Cristián Álvarez en San Carlos de Apoquindo, ya que, más allá de la información que desde hace un buen rato trascendía, no había una versión oficial respecto a su futuro. Sólo se sabía que terminaba su contrato y que la opción del retiro era la más cierta.

El Huaso este año optó por no hacer anuncios con tanto anticipo, pues a mediados de 2017 había dado a conocer todo un plan para colgar los botines y terminó arrepintiéndose. Eso le permitió firmar un contrato por un año más, ser dirigido por Beñat San José y estar a un paso de una nueva corona tras el triunfo 1-0 sobre O'Higgins, el que significó su último partido como futbolista profesional en el estadio de la precordillera.

Se jugaba el primer minuto de descuento y Álvarez esperaba inquieto entrar a la cancha en lugar de Diego Buonanotte. No tuvo mayor participación en el juego y cuando Roberto Tobar dio el pitazo final dejó en claro de que se estaba despidiendo de San Carlos. Mientras el resto de sus compañeros celebraban el triunfo con dirección a la tribuna Mario Lepe, el Huaso caminó sin dirección fija y se dejó llevar por la emoción: palmas a las rodillas, cuerpo tumbado y una soledad que fue interrumpida por el primer abrazo de la jornada, el de Juan Carlos Espinoza, lateral de la UC a préstamo en O'Higgins que compartió camarín por varios semestres con el curicano.

Después vino Stefano Magnasco, quien se convertiría en uno de los más entusiastas a la hora de dar riendas al espontáneo homenaje al medallista de bronce en Sydney 2000. El ex Groningen pidió una ovación para quien a esa hora ya no podía contener las lágrimas e instó a sus compañeros a dejar un rato los festejos por el importante triunfo para centrarse en el ídolo que tras el partido ante Temuco en el sur pondrá fin a una carrera profesional que se extendió por más de dos décadas.

Apoyado por sus compañeros, rivales y distintos funcionarios de la UC, el veterano defensor fue hasta el sector de la tribuna Sergio Livingstone donde habitualmente se instala su familia para recibir las muestras de afecto de su señora e hijos. Tras ello, los integrantes del plantel cruzado, liderados por Magnasco y Benjamín Kuscevic, lo llevaron en andas por al frente del sector Mario Lepe, mientras la hinchada le dedicaba canciones. "Huaso querido, los cruzados jamás te olvidarán…" y "Huaso que te vaya bien…" se escuchó fuerte en San Carlos. También había que despedirse de los otros sectores del estadio y por eso el referente dio una vuelta olímpica acompañado de sus hijos.

La emoción de Álvarez / imagen: Agencia UNO La emoción de Álvarez / imagen: Agencia UNO

Luego, fue al camarín, se puso otra camiseta -con la que jugó la lanzó a la barra- y volvió al centro de la cancha donde su esposa Alejandra y un grupo de 40 personas, entre familiares y amigos, lo estaban esperando para un sencillo homenaje. Una fotografía con sus seres queridos en el corazón de San Carlos inmortalizó el adiós de quien debutara profesionalmente en el fútbol sobre ese mismo césped el 14 de septiembre de 1997, en el triunfo 4-1 de la UC sobre Colo Colo jugado con juveniles a raíz de la huelga del Sifup.

El título como regalo

Por el nivel de emotividad de la jornada, Cristián Álvarez se excusó de dar declaraciones públicas ante los medios, pero quienes sí comentaron su adiós de San Carlos fueron sus compañeros de plantel y el DT Beñat San José. "Tengo el honor de ser el último técnico, el último staff con que Cristián va a trabajar, queremos decir que es un gran jugador, una gran persona y un gran ejemplo, eso es muy importante. Cristián es un ídolo que ha dejado todo por la camiseta, que ha jugado muy bien al fútbol y un grandísimo jugador, con una trayectoria increíble, que nadie le ha regalado nada", dijo al respecto el entrenador franjeado.

Germán Lanaro, en tanto, expresó que "sobran los adjetivos para hablar de Cristián, ha hecho una carrera inmensamente grande, se lo dijimos, no todos consiguen lo que él ha conseguido y tiene que estar orgulloso. Me pone contento ser su compañero y compartir día a día. Él da una gran muestra a los jóvenes de cómo se deben conseguir las cosas".

Germán Voboril siguió la misma línea y declaró que "fue todo muy emotivo. Sabemos lo que representa el Huaso para esta institución, lo que quiere al club. Fue muy emotivo, por suerte pudimos darle un triunfo".

Por su parte, Sebastián Sáez comentó que "fue fantástica la despedida que le dio la gente, más que válido lo que la gente le dio porque el Huaso le brindó muchísimo a esta institución. Ojalá en la fecha que viene podamos regalarle el campeonato".+

El Huaso se despidió de San Carlos / imagen: Photosport El Huaso se despidió de San Carlos / imagen: Photosport

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo