CSD Colo Colo rechaza la final de la Libertadores en Madrid: "Se llevaron el único orgullo que nos quedaba"

El presidente electo de la corporación alba, Edmundo Valladares, se refirió a la realización del partido en Europa. "Es un nuevo paso en favor de la mercantilización y elitización del fútbol", dijo.

Por El Gráfico Chile

El Club Social y Deportivo Colo Colo, a través de su presidente electo Edmundo Valladares, rechazó la realización de la final de la Copa Libertadores de América 2018 en Madrid (España), entre River Plate y Boca Juniors de Argentina.

El futuro timonel de la corporación del Cacique cuestionó este hecho, con una columna llamada "La Copa Conquistadores de América y la elitización del fútbol", donde se refiere a la decisión de la Conmebol.

"Los últimos días han sido controversiales en el fútbol sudamericano a propósito de la fallida final de la Copa Libertadores de América. Los programas futboleros y hasta los no futboleros se han colmado con las imágenes de los incidentes en las inmediaciones del Estadio Monumental de River y la posterior suspensión del partido del 24 de noviembre. Luego, con la negativa de Boca Juniors de jugar al día siguiente como habían aparentemente acordado entre CONMEBOL y los presidentes de ambos clubes. La incertidumbre de cuándo y dónde se juega el partido de vuelta, si es que finalmente llega a jugarse y no se resuelve por secretaría. Una larga y triste teleserie donde la gran ausente ha sido la pelota, y la gran perjudicada ha sido la gente, especialmente el socio e hincha de River Plate que debió acudir dos veces al estadio con horas de anticipación para encontrarse únicamente con la tristeza del rectángulo verde vacío y los erráticos anuncios por los altoparlantes", dijo en primer término.

"Como colocolinos nunca nos será indiferente el devenir de la máxima fiesta de nuestro fútbol continental. Recordemos que su nacimiento mismo, al igual que el de la Liga de Campeones de Europa, se inspira en el Campeonato Sudamericano de Campeones organizado por el Club Social y Deportivo Colo-Colo en 1948. Pero más allá de nuestra camiseta, tampoco nos resulta indiferente como amantes de este deporte en general. Entendemos el fútbol sudamericano como una expresión viva de nuestros pueblos, con sus virtudes y sus defectos. Con su pasión desbordante e incomparable a cualquier otro lugar del mundo, pero también con los desbordes de dicha pasión que han alcanzado ribetes trágicos –sobran los ejemplos-. Y por cierto con su precariedad en lo organizativo, que nos dice mucho de la mediocridad de nuestras clases dirigentes, reflejada hoy con inigualable claridad en la vergüenza de no ser capaces de organizar un partido de fútbol que además ni siquiera tiene hinchas visitantes", añade.

"Estas precariedades y desbordes no sorprenden en Sudamérica, son tan viejas como la misma Copa Libertadores. Quizás por eso, porque ya nos acostumbramos tanto a ellas, es que no fuimos capaces de visualizar a tiempo lo que se venía. Ya desde antes de estos hechos se había aprobado comenzar a implementar la final a partido único en las copas internacionales de CONMEBOL a partir del año 2019, barajándose incluso en su momento la ciudad de Miami, aunque finalmente optándose por Santiago. Una decisión que abre un nuevo y válido nicho de negocios a agencias de turismo y aerolíneas que desde ya se soban las manos. Mal puede extrañar entonces la posibilidad de que se juegue fuera de la región, una chance que ronda desde hace mucho por la cabeza de los mandamases del fútbol sudamericano", continúa.

Finalmente, sentencia que "ya es una cruel ironía del destino que la final de una copa cuyo nombre rinde homenaje a los soldados de las guerras de Independencia que liberaron a los países sudamericanos de la colonización española se juegue ni más ni menos que en Madrid, capital de España. Pero más allá de este insultante simbolismo, el hecho más lamentable es abrir definitivamente la puerta a que las definiciones se jueguen para siempre lejos de Sudamérica. Si ya la final única en estadio predefinido aleja a los hinchas de poder ver las finales en sus propios estadios –a menos que por coincidencia fuese justo el recinto de algún finalista-, hoy se lleva un espectáculo que es nuestro a tierras ajenas. Ya nos han llevado a nuestros mejores jugadores y técnicos, nos han copiado nuestros torneos, y ahora se llevan el único orgullo que nos quedaba: la hermosa Copa Libertadores de América. Y de paso, se condena a la gran mayoría de hinchas sudamericanos a no poder ver a su equipo, a quienes ya desde hace años también veníamos condenando a no poder tampoco seguirlo por televisión salvo que sea a través de transmisiones pagadas. Esta final de Copa Libertadores resulta en definitiva un nuevo paso en favor de la mercantilización y elitización del fútbol, desconociendo el histórico e innegable arraigo popular de este deporte en nuestro continente, y confirmando que el respeto a la identidad y a los socios e hinchas, se terminó de perder definitivamente".

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo