Cristián Álvarez: "Nunca fui cabrón, nunca fui de tratar mal a la gente, ni de andar puteando"

El último gran ídolo de Universidad Católica, quien se retiró del fútbol profesional levantando la copa del Campeonato Nacional 2018, habla de sus deseos tras colgar los botines -como practicar surf en Australia- y descifra las dos aristas que lo consagran en lo más alto de la historia de la Franja: referente en el camarín e ídolo de la hinchada. De sus inicios marcados por la falta de su padre a la "malaria" post 2011, se confiesa el Huaso.

Por Pablo Serey Correa

"Me siento más liviano", expresa un relajado Cristián Álvarez al hablar de su vida después de poner fin a una carrera profesional que se extendió por 21 temporadas, pero que comenzó a forjarse mucho antes, cuando con 13 años comenzó a viajar desde Curicó a Santiago en búsqueda de su sueño. "Y no sólo por el retiro en sí me siento más liviano, sino que porque dije ‘salimos campeones, tarea cumplida’. Me dediqué al cien, en cuerpo y alma a Universidad Católica, entonces, cumplí con la misión que tenía", recalca.

El Huaso pertenece a una especie de ídolo que ya escasea en la UC. Era el último que quedaba en actividad de la primera línea de referentes en la historia de la Franja como Mario Lepe o como su socio Milovan Mirosevic. Desde esa investidura, Álvarez descifra el camino que lo convirtió en líder dentro del camarín e ídolo para la hinchada, pero antes cuenta cómo han sido sus primeros días post retiro.

El Huaso Álvarez habló sin cassette con El Gráfico Chile / Foto: Sylvio García El Huaso Álvarez habló sin cassette con El Gráfico Chile / Foto: Sylvio García

 

"Siempre he querido hacer surf y con el fútbol profesional no podía, porque me podía lesionar, porque me podía pasar cualquier cosa. Ahora me voy a Australia porque quiero aprender bien el sur", revela el referente cruzado en su condición de futbolista retirado.

Sobre el cariño expresado por sus compañeros en sus últimos días como profesional, sobre todo de los más jóvenes del plantel, Álvarez cuenta que "al final todo eso pasa porque nunca fui cabrón, nunca fui de tratar mal a la gente ni de andar puteando. No fui de ésos, ni tampoco de andar con el cassette todo el rato. Yo trato de ser cariñoso, no me gusta andar tirando para abajo. Mi liderazgo me nace y va por hacer mis cosas callado, quiero que la gente me siga, pero sin verso. Ser ejemplo".

Desde su posición de ídolo, el Huaso avisa: "siempre he luchado para que se mantenga la identificación y la esencia del club, que el extranjero o el que venga de afuera se acostumbre a nuestra identidad y que sobre eso seamos mejores, no que el extranjero venga a cambiar y que nosotros nos acostumbremos a otra cosa. El que no entiende cómo es Católica, se tiene que ir. Con el que no entiende eso, nos llevaremos mal".

La entrevista completa a Cristián Álvarez, más notas con Diego Buonanotte, Luciano Aued, Óscar Opazo, Yeferson Soteldo y mucho más, las podrás leer en la nueva edición de la revista El Gráfico Chile, que ya está en los mejores kioscos.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo