La Rojita no estuvo a la altura en el debut y apenas empató ante Bolivia en el Sudamericano Sub 20

El equipo de Héctor Robles no pudo con los altiplánicos e igualó 1-1 en El Teniente de Rancagua. Los verdes empezaron ganando y los nacionales consiguieron la paridad en el complemento.

Por Rodrigo Realpe, desde Rancagua

Tras un largo proceso de preparación, que viene tras el Sudamericano de Ecuador 2017, la selección chilena sub 20 de Héctor Robles llegaba como amplia favorita a su debut ante Bolivia en el torneo continental de la categoría que se desarrolla en nuestro país. Por contraparte, el combinado altiplánico recién confirmó como técnico al ecuatoriano Sixto Vizuete en septiembre pasado, pero así y todo se las arregló para complicar a la Rojita en el estadio El Teniente de Rancagua y llevarse un empate 1-1.

El panorama asomó cuesta arriba desde el comienzo para el cuadro nacional, ya que apenas iban seis minutos cuando Jhon García desbordó por la derecha y cedió para Ramiro Vaca, quien remató de primera e hizo estéril la estirada del arquero Luis Ureta. Silencio en la Ciudad Histórica.

El meta boliviano Jhon Cuéllar, por el contrario, se mostró imbatible en el primer tiempo, conteniendo un disparo a quemarropa de Carlos Villanueva, luego salvando un mano a mano frente al mismo delantero de Colo Colo después de un grosero error de la zaga visitante y, posteriormente, anulando un peligroso enganche de Marcelo Allende. Sobre el cierre de la fracción inicial, los verdes tuvieron el 2-0, pero Roler Ferrufino desvió en el área chica, para el alivio del público rancagüino.

Un cabezazo para salvar un empate

El descanso pareció tensionar aún más al elenco de Robles. Los bolivianos entraron más concentrados luego del entretiempo y otra vez tuvieron el 2-0, pero Adalid Terrazas no pudo conectar de buena forma.

Cuando los nervios se tomaban El Teniente, una pelota detenida salió al rescate de la Rojita. A los 61', Allende sirvió un tiro libre al segundo palo, Tomás Alarcón pivoteó y Lucas Alarcón con un testazo logró por fin batir a Cuéllar, cumpliendo la máxima del fútbol que dice que "dos cabezazos en el área es gol".

De inmediato, Iván Morales tuvo el 2-1 con un remate desde media distancia. Sin embargo, Cuéllar volvió a mostrarse sólido para contener.

Después de eso, el cansancio les pasó la cuenta a ambos equipos y no hubo mayores acciones de peligro. Por ello, firmaron un empate que llena de dudas a Chile y de ilusión a Bolivia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo