El seleccionado Nicolás Díaz tuvo que ofrecer disculpas después de tratar de "muerto de hambre" a jugador de Venezuela

El defensor de la selección Sub 20 protagonizó el repudiable episodio en el partido que se jugó este sábado en Rancagua.

Por El Gráfico Chile

Además de la decepcionante derrota sufrida ante Venezuela en la segunda fecha del Sudamericano Sub 20, la selección chilena también estuvo en la palestra por un repudiable acto protagonizado por el defensor Nicolás Díaz. Cuando el partido terminaba y la Roja ya caía por 2 a 1 ante los llaneros, el zaguero tuvo un encontrón con su rival Pablo Bonilla y lo trató de "muerto de hambre". 

La acción del jugador de Chile, considerando el momento que viven en Venezuela, trajo el repudio generalizado y los medios venezolanos y latinoamericanos no dudaron en hacer eco de la situación y lo calificaron de "vergonzoso". Incluso, muchos pidieron que la Conmebol actúe de oficio para sancionar al jugador tras el insulto que le propinó a su compañero de profesión.

Considerando el revuelo generado por su actuar, Nicolás Díaz salió a ofrecer disculpas públicas a través de su cuenta de Instagram y escribió: "quiero decirle a todos que lo que dije en el partido no lo siento de verdad. Yo y mi familia tenemos muchos amigos venezolanos y respeto muchísimo a toda la gente que ha venido a Chile a trabajar y ganarse la vida de buena forma".

"Si respondí como respondí es porque Bonilla me insultó con algo que no vale la pena repetir cuando me caí en esa jugada, y en la calentura del momento son cosas que pasan en la cancha. Espero ver pronto a todo el plantel de Venezuela en el estadio para saludarlos y resolver este mal entendido", agregó

Luego, concluyó: "ahora a trabajar para poder seguir peleando por un cupo en el hexagonal. De todas maneras, me da mucha pena todas las amenazas que he recibido, que ha recibido mi familia, mi hermano y mi polola. Cometí un error por cosas que pasan en la cancha y ojalá que pronto se solucione todo".

View this post on Instagram

Quiero decirle a todos que lo que dije en el partido no lo siento de verdad. Yo y mi familia tenemos muchos amigos venezolanos y respeto muchísimo a toda la gente que ha venido a Chile a trabajar y ganarse la vida de buena forma. Si respondi como respondí, es porque Bonilla me insultó con algo que no vale la pena repetir cuando me caí en esa jugada, y en la calentura del momento son cosas que pasan en la cancha. Espero ver pronto a todo el plantel de Venezuela en el estadio para saludarlos y resolver este mal entendido. Ahora a trabajar para poder seguir peleando por un cupo en el hexagonal. De todas maneras, me da mucha pena todas las amenazas que he recibido, que ha recibido mi familia, mi hermano y mi polola. Cometí un error por cosas que pasan en la cancha y ojalá que pronto se solucione todo 🙏🏻😕

A post shared by Nicolás Díaz (@nicodiaz.h) on

Además, tras esta polémica el jugador publicó una carta abierta que fue difundida en el sitio web de la ANFP y donde, entre otras cosas, señala que "lamento profundamente mi reacción hacia Pablo Bonilla. En ningún caso, mi intención fue la de denigrar o insultar al pueblo venezolano. Al igual que millones de chilenos, he tenido la suerte de compartir con personas que han llegado de Venezuela a Chile y me he dado cuenta de su calidad humana".

Una acción que generó repudio y que seguramente le traerá consecuencias a Nicolás Díaz, quien, además de posibles castigos internos por su actitud, también puede ser sancionado por la Conmebol.

Carta abierta de Nicolás Díaz

Por medio de la presente, quisiera hacerles llegar mis más sinceras disculpas por mi reprochable actitud hacia Pablo Bonilla y el pueblo venezolano durante el desarrollo del partido entre Chileny Venezuela por el Sudamericano Sub 20.

Soy consciente de la larga historia de amistad entre Venezuela y Chile. Durante muchos años, miles de chilenos emigraron y fueron recibidos de manera cariñosa y fraterna. Todas las referencias que tengo de compatriotas que vivieron allá son tremendamente positivas y dan cuenta de un hermoso país, al que nunca pretendí lastimar con mis dichos.

Lamento profundamente mi reacción hacia Pablo Bonilla. En ningún caso, mi intención fue la de denigrar o insultar al pueblo venezolano. Al igual que millones de chilenos, he tenido la suerte de compartir con personas que han llegado de Venezuela a Chile y me he dado cuenta de su calidad humana. 

Sin duda, esta triste experiencia me servirá en mi carrera como deportista. Los jugadores de fútbol tenemos una enorme responsabilidad pública. Son millones de personas las que ven en esta actividad el reflejo de valores como el compañerismo, el respeto y, por sobre todas las cosas, el juego limpio. 

“Las cosas que pasan en la cancha, se quedan en la cancha” es un dicho que se utiliza de forma habitual en esta actividad, pero no justifica actitudes irresponsables y dichos tan hirientes como el que cometí. Soy un convencido de que el fútbol es mucho más que esto. Mi comportamiento como deportista profesional y persona pública tiene que ser siempre mucho más que esto.

Pido las más sinceras disculpas a Pablo Bonilla, al Profesor Rafael Dudamel y todo su equipo de trabajo, a la Federación Venezolana de Fútbol, al pueblo venezolano, a toda la comunidad venezolana que vive en Chile y, por supuesto, a todo aquel que se sintió ofendido por mis dichos. 

En la próxima jornada en que nos veamos en el Estadio El Teniente, espero poder entregarles mis más sinceras disculpas personalmente. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo