Gustavo Quinteros ya hace de las suyas en la UC: "Se pueden agregar algunas cosas como adelantar un poco las líneas"

En su primer mano a mano después de tomar las riendas del campeón del fútbol chileno, el nuevo DT cruzado explica a El Gráfico Chile lo que pretende plasmar en la Franja y lo que debería diferenciarlo de su antecesor Beñat San José en términos futbolísticos. Además, enfrenta su condición de DT exitoso: "me considero un ganador porque he tenido jugadores ganadores".

Por Pablo Serey Correa

El 7 de enero, Gustavo Quinteros dirigió su primera práctica en Universidad Católica. Ese día se inició de manera formal la era del argentino-boliviano al mando de la Franja, la que tiene como misión revalidar el título conseguido por el español Beñat San José en el 2018 y pasar la fase de grupos en la Copa Libertadores 2019. Y para ello, "Facha" ya hace de las suyas en San Carlos de Apoquindo y, por lo mismo, ya puede dar ciertos avisos. Uno de ellos es que con él en el banco, la UC volverá a ser un equipo con sello ofensivo.

En su primera entrevista después de hacerse cargo del vigente campeón del fútbol chileno, el ex seleccionador de Ecuador y Bolivia explica a El Gráfico Chile cómo debiese identificarse su estilo en el club de Las Condes. Por otro lado, el entrenador de 53 años se explaya sobre su reputación de técnico exitoso, la que se ha ganado a partir de sus conquistas. El nuevo DT estudiantil logró títulos de Primera División en Bolivia con Blooming (Apertura 2005), Bolívar (Apertura 2009) y Oriente Petrolero (Invierno 2010 y Clausura 2010), mientras que en Ecuador lo hizo con Emelec (2013 y 2014). Ahora, apunta a conseguir la gloria con la UC.

¿Cómo es tomar un equipo que viene de ser campeón?

Es la primera vez que me toca algo así, es más, me tocó a mí dejar equipos campeones a otros y siempre decía: “Ojalá pueda tener la oportunidad de dirigir a un equipo campeón”. Si bien se van jugadores y hay que reemplazarlos, siempre es bueno dirigir a un equipo que salió campeón, porque se supone que todo funciona bien, hay una gran organización defensiva, hay un trabajo ya resuelto. En Católica me encontré con un equipo bien trabajado, pero hay que reemplazar a los que no están, porque se han ido dos extremos (N. de la R: Andrés Vilches y Marcos Bolados), se lesionó un jugador que venía jugando (Ignacio Saavedra), se fue un delantero que alternaba y que fue titular en algún momento (David Llanos). Hay que reemplazar a esos elementos y darle el funcionamiento al equipo.

Las comparaciones siempre son odiosas, pero es preciso preguntar: ¿Qué puede ofrecer distinto la UC de Quinteros respecto al equipo de Beñat?

Hay cosas que le vamos a agregar, no vamos a cambiar mucho, el equipo tiene una estructura con la que le ha ido bien, pero por ahí se pueden agregar algunas cosas, como adelantar un poco las líneas para jugar más arriba. Hay que trabajarlo, hay que ver si funciona de esa manera, hay que ver los jugadores que llegan para reemplazar a los que se fueron, ver sus características y que se produzca una evolución del equipo campeón. Uno siempre busca agregarle cosas a un equipo que funcionó bien, en este caso, para poder afrontar los desafíos, que ahora son mayores. Hay que tratar de repetir el campeonato y, por lo menos, avanzar de fase en la Copa Libertadores.

¿En qué aspectos se verá reflejado el sello de Gustavo Quinteros en la UC?

Eso lo vamos a ver durante la temporada, con el trabajo y el correr de los partidos. Siempre trato de tener un equipo que defienda en una zona alejada del arco nuestro, defendernos en una zona más cercana al arco rival que al nuestro, una manera distinta a lo que por ahí venían haciendo. Intentaremos tener un protagonismo desde el juego asociado, desde las combinaciones, un fútbol más de elaboración. A veces se puede, pero a veces no, porque los rivales hacen su juego, te presionan y no te dejan jugar, por lo que siempre hay que tener alternativas a esa idea. Siempre hay que contar con un plan B.

Gustavo Quinteros firmó un contrato por dos temporadas con la UC / Foto: Sylvio García Gustavo Quinteros firmó un contrato por dos temporadas con la UC / Foto: Sylvio García

¿Podrá el equipo tener totalmente incorporada esa idea de juego para su debut oficial en la temporada 2019?

Creo que al inicio del campeonato sí, porque tenemos cerca de un mes para lograrlo. Todavía no tenemos todos los jugadores, buscamos la incorporación de algunos elementos más, pero yo creo que con un mes de trabajo, deberíamos tener un juego y una idea más cercana a lo que yo quiero. El mes de trabajo se tiene que reflejar en el campo de juego, con toda la preparación de pretemporada y los amistosos de verano. La idea es que al principio de torneo ya se tiene que ver reflejada en el campo de juego nuestra idea.

¿Con qué camarín te has encontrado en la UC?

Por ahora estoy muy contento, muy tranquilo, porque hemos encontrado un grupo de jugadores excelente en la predisposición al trabajo. Veo que son jugadores con mucha actitud positiva, con muchas ganas, con ilusión de poder repetir lo ya logrado, los veo con mucha motivación. Creo que el hecho de que ellos lograron clasificar a la Copa Libertadores los está motivando aún más para entrenar al máximo. Con el vestuario y los jugadores ha ido todo excelente.

¿Cómo es tu estilo de liderazgo y manejo de grupo en un plantel?

Trato de estar cerca, de escucharlos, de mantener una buena relación, de darles a los jugadores todas las herramientas desde mi posición como entrenador, para que ellos puedan trabajar y sentirse cómodos. Eso va desde los trabajos, ejercicios, del trato, los horarios, de cumplir las reglas, todo eso. Me he encontrado con jugadores muy profesionales y me han demostrado en todo momento actitud, profesionalismo y ganas de cumplir con todo.

Quinteros tuvo su estreno en sociedad en la UC ante Everton en Viña del Mar / Foto: Agencia UNO Quinteros tuvo su estreno en sociedad en la UC ante Everton en Viña del Mar / Foto: Agencia UNO

En tu historial destacan tus seis títulos en Primera División. Con ese antecedente, ¿cómo es empezar un nuevo desafío en un club que tiene la meta de ser campeón?

Tengo objetivos personales que van alineados con los objetivos personales de los jugadores y los objetivos del club, de los hinchas. Cada vez que llego a un club importante, me ilusiono con conseguir un título. Lo conseguí seis veces y en otras cuatro ocasiones no lo pude conseguir, porque fuimos subcampeones. Después, estuve casi cuatro años y medio en selecciones, donde no tuve la opción de pelear títulos, pero siempre pienso que llegar a un club es una ilusión, más donde hay un objetivo personal y grupal de conseguir un título. Es algo que sabemos que no será fácil, porque hay otros equipos grandes con los que tenemos que pelear y que se preparan para lo mismo. Ése es el objetivo y la ilusión que me motiva para venir a este club e iniciar un proyecto.

¿Te consideras un tipo exitoso o ganador?

Creo que el éxito está en que todos los días uno tiene que ser feliz con lo que elige, en este caso, el fútbol. El hecho de estar en un club como Católica y con un grupo de grandes jugadores, ya es algo exitoso. Después, por supuesto que uno busca resultados, cumplir objetivos, metas grupales y personales, creo que todo eso es el éxito. Me considero un ganador porque he tenido jugadores ganadores, yo creo que lo más importante en un grupo son los jugadores. Nosotros tratamos de inculcar una idea de juego, les damos herramientas, todo lo necesario para que ellos puedan llevar adelante la idea de juego, pero son ellos los que te hacen ganar. No tengo dudas que he conseguido estar en grupos ganadores que me han hecho ganar.

¿El éxito o el triunfo a toda costa?

Yo creo que hay que respetar la idea de juego, intentar jugar bien al fútbol, porque tarde o temprano, cuando se juega bien, y no digo jugar bonito ni vistoso, los resultados llegan y los objetivos se cumplen. El primer objetivo es formar un equipo competitivo que juegue bien, que se defienda bien, que funcione bien, que tenga esa actitud y rebeldía de revertir situaciones adversas. Eso va ligado directamente al carácter y a la personalidad de cada jugador, pero creo que a partir de jugar bien, uno se siente feliz y pueden llegar los resultados. Tarde o temprano vienen los objetivos, por lo tanto, la primera meta es intentar jugar bien, manteniendo una idea de juego y no cambiarla, más allá de los resultados.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo