La máquina de Gustavo Quinteros en la UC se sigue aceitando a la espera de sus últimas piezas

La Franja comienza a exhibir parte del sello que el argentino-boliviano pretende imprimirle al equipo que recibió de Beñat San José. Mayor posesión y flexibilidad táctica son parte de ello.

Por Pablo Serey Correa

El sólido triunfo 3-1 de Universidad Católica sobre Colo Colo en Viña del Mar dejó un muy buen sabor de boca en los cruzados y no simplemente por el hecho de vencer con contundencia a un clásico rival. Ante el Cacique se pudo exhibir con claridad ciertos conceptos futbolísticos que el DT Gustavo Quinteros pretende imprimirle al campeón del fútbol chileno. Posesión y flexibilidad táctica marcan la pauta.

“Ya nos vamos soltando un poquito más y con el correr de los partidos vamos a ir aceitando la idea del técnico, que implica que haya un poco más de posesión, que en las transacciones tengamos más la pelota y no corramos tanto. Eso se debe agregar a la base defensiva que nos hizo fuerte el año pasado”, comenta Luciano Aued sobre el momento que atraviesa la UC en la pretemporada 2019, con Quinteros introduciendo los primeros elementos que definen su sello.

Tal como con Beñat San José, con el argentino-boliviano como entrenador Luli se perfila como un elemento vital desde el punto de vista táctico. Ante Colo Colo jugó como interior izquierdo, generando continuas combinaciones con Juan Cornejo y Edson Puch por la banda zurda. La idea de Quinteros es que Aued tenga protagonismo en la generación, pero también pueda colaborar en la recuperación cuando así se requiera.

Como base, el nuevo DT cruzado plantea un 4-4-2 para defender y ahí el ex Racing actúa como segundo volante de contención, mientras que cuando ataca el sistema pasa a ser un 4-2-3-1 o un 4-1-3-2, lo que implica que Aued pase a ser un mixto. En dicha flexibilidad táctica, cobra relevancia la figura del primer mediocampista de corte y en la pretemporada, César Fuentes ha ganado bonos.

Con Ignacio Saavedra lesionado, el ex O’Higgins emerge como el único volante de corte neto que tiene la UC en su plantel y por ello Quinteros ya dejó en claro que necesita otro elemento de esas características. La posible salida a préstamo de Jaime Carreño o Carlos Lobos aumenta la urgencia de sumar otro mediocampista de contención y en Las Condes sigue apareciendo como alternativa Felipe Seymour, quien se encuentra libre tras terminar su contrato con la U.

Más piezas para Quinteros

“Van a llegar más jugadores seguramente y nos van a entregar experiencia y calidad. Se van a integrar a un muy buen grupo”, entiende el delantero Sebastián Sáez, quien en su puesto tendrá ardua competencia con la llegada de un centrodelantero extranjero.

“Todo jugador que se incorpore al plantel es importante, como recientemente ocurrió con (César) Pinares. Son jugadores que vamos a necesitar en esta temporada que va a ser dura y en el caso de que llegue un 9 que sea para sumar, para seguir potenciando al equipo. Va a ser una linda lucha y va a sacar lo mejor de todos”, plantea el Sacha sobre la dura pelea que tendrá que dar para ver acción en la UC modelo 2019.

A diferencia del 2018, cuando Cruzados y Beñat San José apostaron por un plantel corto en el que pudieran aparecer jóvenes de la cantera, en 2019 Quinteros quiere un plantel lo más amplio posible.Por ello no es partidario de enviar muchos jugadores a préstamo, los prefiere tener en su equipo.

Y justamente por ello, el ex seleccionador de Ecuador y Bolivia no puso problemas cuando la gerencia deportiva le propuso el nombre de Jeisson Vargas, pese a que no tenía contemplado sumar jugadores de esas características. “Jeisson siempre será bienvenido en Universidad Católica, ésta es como su casa. Si puede llegar, muy bien”, dice Benjamín Kuscevic sobre el atacante de 21 años, quien junto a un volante de contención chileno y un centrodelantero extranjero cerrarán el plantel 2019 de la UC.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo