La confesión del juez de línea argentino que frenó la pelea entre Huracán y Central : "No soy obeso, soy gordito"

Matías Beares saltó a la fama al intentar separar una dura pelea entre jugadores, dejando en evidencia su descuidado estado físico.

Por El Gráfico Chile

La fuerte pelea que protagonizaron los jugadores de Huracán y Rosario Central, el pasado fin de semana, cuando el volante paraguayo Néstor Ortigoza le pegó un pelotazo a un rival en el piso generando un duro cruce entre los jugadores, tuvo a un particular protagonista.

Se trata del juez de línea Matías Beares, quien intentó separar la pelea y saltó a la fama por su descuidada condición física. Sin embargo, el gran protagonista de la pasada fecha del fútbol trasandino se defendió con todo ante los cuestionamientos en redes sociales.

En diálogo con el programa De fútbol se habla así, el asistente reconoció que "soporto las críticas. No soy obeso, soy gordito. Esta no es mi mejor versión física y la ropa tampoco ayuda".

"Acepto que tengo que mejorar el tema físico. Me pesé en la pretemporada y estaba en 99 kilos. A las jugadas llego y, mientras acierte, nadie me va a decir nada", agregó.

Y sobre Ortigoza, el juez indicó que con el volante "nos cargábamos porque siempre nos critican por la panza. Pero dámelo siempre, es un crack".

Además, le respondió al ex árbitro Javier Castrilli, quien ocupó sus redes sociales para criticar su estado físico: "Castrilli no existe y no dejó nada como árbitro. Tiene que arreglar sus problemas con la Justicia en España. No tomo en serio nada de lo que diga ese señor".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo