Johnny Herrera vs. Azul Azul: la serie de dardos venenosos del portero contra la directiva de la U

El capitán de la Universidad de Chile no mantiene buenos términos con la concesionaria que administra al club y en el último tiempo no parado de disparar munición gruesa contra la regencia que lidera Carlos Heller.

Por El Gráfico Chile

El portero de la Universidad de Chile, Johnny Herrera, no tiene una buena relación con los miembros del directorio de Azul Azul, y en el último no ha perdido instancia para disparar con todo contra el manejo de la concesionaria en los asuntos futbolísticos de la U.

Sabido es que Herrera no se guarda nada al momento de hablar y más si se trata de defender al club universitario, del cual es el último gran ídolo de la hinchada que a punta de grandes gestas y muchos títulos se encuentra en lo más alto de la historia del Romántico Viajero.

La lista de polémicas con la sociedad anónima es bastante prolongada, y dentro de esos reclamos están la manera de conformar el plantel, el mal resultado en las divisiones inferiores, entre otros temas.

Revisamos los dardos de Herrera dirigidos hacia Azul Azul que han dejado huella:

El arquero de la U, tras perder sus chances de ser campeón en 2018, reclamó en la forma de trabajar que tiene Azul Azul, declarando que deben hacer una reestructuración total en el club.

"Hay que empezar desde bien abajo, creo que este club tiene que hacer una reestructuración en todos sus ámbitos. Yo soy nacido y criado acá, en cadetes fuimos campeones varias veces y hoy por hoy, por ejemplo, no clasificó casi ninguna serie a los play-offs", dijo en noviembre pasado.

"Claramente los dirigentes no nos escuchan (a los jugadores). No es que tenga la clave para hacer un proyecto deportivo en cadetes que sea exitoso, pero cuando uno lleva tanto tiempo, y lo hablamos mil veces con el Chico (David) Pizarro… No entiendo el desperdicio de institución que tenemos. El desperdicio de instalaciones", insistió.

Además, expresó que "cuando miras para abajo y te das cuenta que no hay recambio ni jugadores con hambre… Hay algo que claramente se está haciendo mal, las decisiones obviamente no han sido las correctas. Para el año que viene la gente que está a cargo del club que deje los ojos en el computador haciendo proyectos y cosas que resulten".

En enero de este año, Herrera siguió disparando antes del inicio de la pretemporada, donde el oriundo de Angol reconoció en una entrevista con La Tercera, que analizó no seguir en Universidad de Chile este 2019 apelando al desgaste de todo este tiempo vivido en los azules, y ante la negativa inicial de la dirigencia azul de renovar el vínculo del capitán, situación que finalmente no ocurrió y terminó quedándose finalmente en la escuadra laica hasta fines de 2019.

"Me daría lo mismo (que no me renueven el contrato). Lo que vale es la cancha. Si me evalúan por lo que hago ahí, veremos cómo se da. Siempre he sido igual, pero soy cero intocable. Soy consciente de que la mitad del directorio me debe querer poner un voleo. Pero me gustaría que me lo dijeran a la cara. Y si les encuentro razón, se lo diría, les doy la mano. Como con Pablo Silva, que así fue la conversación de mi salida. Me planteó una forma, acordamos, y se lo tenía que plantear al directorio. Y se fue, poh. Pero fue la mejor decisión haber continuado", apuntó.

También recordó la salida de Mauricio Pinilla, a mediados de 2018, una mancha que para Herrera no está cerrada, criticando al ex gerente Pablo Silva de su accionar en la institución.

"Pablo Silva me paqueaba. Parecía mi papá. Tenía casi mi misma edad y además se creía lolo. Yo le decía el Zabaleta de los pobres. Pero yo les preguntaba por qué les molestaba tanto que dijera la verdad. Ni siquiera les pedía que me hicieran caso, sino que hicieran lo que corresponde", dijo.

Y sobre Pinigol expresó que "el mismo caso de Pinilla: me junté con Sabino, con Pablo, con Ronald, convencí a mis compañeros, a todo el mundo, para que no lo echaran. Porque iba a quedar la cagada. Lo echaron y quedó la cagada. Son cosas que uno por experiencia se las sabe al revés y al derecho. Agradecería que escucharan un poco más la experiencia. Obviamente había compañeros que no lo querían de vuelta, pero es parte de lo que es un plantel".

Por último, este martes el portero y capitán de la U se lanzó contra los directivos de Azul Azul apelando a un desorden dirigencial que se ve reflejado en los resultados en cancha, sobretodo tras quedar eliminados en la fase 2 de la Copa Libertadores.

"No estoy disconforme con lo que hay, son tremendos jugadores, pero la experiencia dice que el 99% de las veces a los nuevos que llegan les cuesta adaptarse. No puedes traer a un jugador de 20 años que nunca ha jugado Libertadores a echarse a Universidad de Chile al hombro. Son cosas que uno sabe, han pasado en la historia del fútbol, son errores que se siguen cometiendo y los perjudicados somos todos, los hinchas, los futbolistas, los mismos dirigentes. La desazón de uno va por la falta de criterio a la hora de armar un plantel", comenzó declarando al CDF.

El capitán azul reconoció que tanto jugadores, técnico y dirigentes son responsables del fracaso que vivió la U en Copa Libertadores y el magro inicio en el Campeonato Nacional. Sin embargo, puso en duda su continuidad por líos internos debido a decisiones de los altos mandos del club.

"Con este tipo de declaraciones es probable que no siga, pero tengo que decir lo que pienso, no quiero salir mordiéndome la lengua por quedarme callado. La primera semana de pretemporada pedí dos (refuerzos) más y estaba claro dónde nos hizo falta gente. Si no obtienes resultados, una buena recepción de tus ideas, es porque no te pescan. Nos hemos equivocado x veces con la gerencia técnica y los técnicos y esas situaciones te traen estos resultados. No hay que ser Guardiola para saber que esto está mal", apuntó.

Para rematar todo este conflicto con Azul Azul, se refirió a su relación actual con Sabino Aguad donde reconoció que el pasado martes tuvieron una discusión y que no existe ninguna afinidad entre ambo: "Ahí estamos, no hay mucho que decir. No hay muy buena afinidad, pero le he dicho las cosas y eso me deja más tranquilo" ¿Hubo una pelea? "para nada, imagínate, pobre Sabino, estaría quizá en qué clínica. Fue una discusión como cualquier otra en el trabajo. Algo hubo (con Sabino Aguad), no voy a especificar lo que pasó, pero no fue nada grave".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo