Enrique Osses y el "siga, siga" que están aplicando los árbitros: "Los jugadores deben entender el mensaje"

El jefe de la Comisión de Árbitros explica el cambio de criterio evidenciado en las primeras dos fechas, cuyo objetivo es darles mayor ritmo a los partidos y elevar el tiempo efectivo de juego, que en el 2018 tuvo un promedio de 50 minutos. "Si bien seguiremos cometiendo errores, en la mitad de la cancha vamos a dejar jugar más", avisa.

Por Juan Ignacio Gardella

En las primeras dos fechas del Campeonato Nacional 2019, se notó a simple vista para un futbolero medio el cambio de criterio de los jueces respecto a las comúnmente llamadas “faltitas”. Contrario a temporadas anteriores, el “siga, siga” fue aplicado a rajatabla por los “hombres de negro”, debido a una instrucción emanada desde la Comisión de Árbitros, encabezada por Enrique Osses.

El bajo tiempo efectivo de juego, con un promedio de 50 minutos por encuentro en el 2018, tenía preocupados a los actores del balompié criollo en relación a los estándares internacionales. Por ello, llegó la orden de acelerar el trámite y no cobrar todos los roces, como corolario de un proceso que ya lleva dos años, como explica el jefe de los pitos a El Gráfico Chile.

¿Cómo surge este cambio de criterio, esta instrucción?

Esto tiene que ver con una directriz de la Comisión de Árbitros, no de ahora, sino desde hace bastante. Sabíamos que teníamos que dar este paso, pero necesitábamos primero nivelar la técnica de los árbitros. Eso se hizo en los últimos dos años y con una base ya más sólida, podemos hacerlo. Tiene que ver con la estadística del tiempo de juego efectivo nuestro versus el de las ligas vecinas más competitivas y las de Europa.

¿Cuánto tiempo efectivo de juego pretenden alcanzar?

Pretendemos que se juegue un poco más, pero no depende de nosotros solamente, no podemos hablar de expectativas. Entendemos que se ha mejorado, que todo el mundo lo ha notado, y esperemos que siga por ese camino, para poder darle un mayor nivel de espectáculo a la competencia.

¿Qué acogida ha tenido en jugadores y entrenadores?

En los últimos dos años hicimos visitas a todos los planteles del fútbol profesional, donde les mostramos las directrices técnicas que emanan desde la FIFA y la Conmebol. Posterior a ellas, se producían rondas de conversación y todos nos manifestaron que debíamos dar este paso. En estas primeras dos fechas no hemos tenido retroalimentación, pero me imagino que todos tenemos la misma conclusión: si bien seguiremos cometiendo errores, en la mitad de la cancha vamos a dejar jugar más y los jugadores deben entender el mensaje, para minimizar las detenciones y darles más ritmo a los partidos.

¿Qué evaluación preliminar haces tú?

La evaluación general es positiva, sabiendo que puede ser que se nos vayan algunas faltas que se debieron haber sancionado, pero esto se va a ir regulando. Nos falta un proceso de ajuste interno, pero se va a ir mejorando. Los resultados a primera vista son bastante positivos, estamos por el buen camino.

Me imagino que también el objetivo es nivelarse con las copas internacionales…

Me tocó ser árbitro internacional durante muchos años y nosotros tratábamos de dar un nivel similar acá y afuera, pero anteriormente no había una directriz técnica clara de la Comisión de Árbitros, se actuaba de forma individual. En esta última época estamos todos trabajando juntos, lo que tiene que ver con la profesionalización, porque nuestra dirección tiene más tiempo, lo que no ocurría antes. Tenemos 12 árbitros y 15 asistentes profesionales, entonces, tenemos más base para trabajar con ellos semanalmente y dar este paso.

¿Se acabaron las “faltitas”?

No sé si se acabaron, sino que vamos a tratar de darle mayor ritmo al partido, en la medida de que los jugadores entiendan el mensaje y puedan interpretar de buena manera lo que el árbitro quiere transmitir.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo