Inglaterra condena los insultos racistas sufrido en Montenegro: "Un par de idiotas arruinaron la noche"

La goleada 5-1 de la selección inglesa en los Balcanes fue opacada por los duros insultos racistas que recibieron algunos jugadores en Podgorica. Raheen Sterling condenó los hechos.

Por El Gráfico Chile

Lo que se suponía que debía terminar como una fiesta, finalmente terminó siendo un verdadero dolor de cabeza para la selección de Inglaterra que este lunes le propinó un estrepitoso 5-1 a Montenegro por la clasificatorias a la Eurocopa 2020.

Todo iba bien para los 'Three Lions' en el estadio Pod Goricom de Podgorica hasta que una trifulca en los descuentos, que provocó la amonestación de Danny Rose, Jordan Henderson y Aleksandar Boljevic, terminó por desencadenar una serie de insultos racistas.

La principal víctima de la reprochable actitud de los locales fue el lateral izquierdo Danny Rose quien recibió un sinfín de improperios, cánticos y gestos racistas. Su compañero, Raheem Sterling condenó la vergonzosa actitud de los montenegrinos.

En declaraciones a la cadena BBC, el delantero del Manchester City aseguró que "un par de idiotas" arruinaron una gran noche, y que "es una situación muy triste después de una gran victoria. No creo que solo lo hayan escuchado dos o tres personas. Lo escuchó todo el banquillo. Debe haber un castigo real para esto, no solo a las dos o tres personas que lo han hecho, tiene que ser algo colectivo".

"Este estadio tiene capacidad para 15.000 espectadores. Si tus aficionados están realizando cánticos racistas debería castigarse a todo el estadio, así nadie puede venir a verlo", agregó.

Tras los incidentes, Sterling publicó una fotografía en Instagram tocándose las orejas junto a un mensaje en el que señala que es "la mejor manera de silenciar a los 'haters' (y sí, me refiero a los racistas)".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo