La angustia de Naval por volver al profesionalismo no tiene fin: "Aquí estamos, remando con dos alfileres"

El club mantiene un lío judicial con la ANFP pese a que la Justicia emitió una medida cautelar que permite su inscripción en la Segunda División Profesional. "Este es un equipo que no se rinde, se levanta temprano a entrenar y vivimos pensando en cuando será el día que nos reincorporen", aseguran.

Por Rodrigo Realpe V.

La batalla de Naval de Talcahuano por volver al fútbol profesional vive días de total incertidumbre. Hace más de un mes el cuadro de Talcahuano presentó ante la justicia las garantías para formar parte de la Segunda División Profesional para alcanzar así el tan ansiado retorno a la actividad.

Ante esto, el 4° Juzgado Civil de San Miguel emitió una medida cautelar para que la ANFP reincorporara al club del ancla, sin embargo, la oficina de partes del organismo que preside Sebastián Moreno no aceptó los contratos de los jugadores cuando el Sifup los fue a inscribir. Pues es Quilín aseguran que el elenco chorero no pertenece a los registros de la asociación.

Mientras continúa el gallito fuera de la cancha, el plantel de Naval, dirigido por Patricio Almendra, se sigue preparando para un eventual retorno a la competencia: "Estamos muy preocupados, pero a la vez preparados para lo que pueda venir. El Sifup ha estado encima del tema y nos ha comunicado que ya está por solucionarse, lo único que resta esperar es que la ANFP y naval se pongan de acuerdo", asegura el DT chorero.

Boris Sandoval, uno de los emblemas del conjunto de Talcahuano, grafica con sinceridad el complejo momento que viven en el sur. "Aquí estamos, remando con dos alfileres", lanza el defensor quien sostiene que pese a todo "estamos bien como grupo, firmes, entrenando a full todos los días y esperando que esto se resuelva pronto. Este es un equipo que no se rinde, se levanta temprano a entrenar y vivimos pensando en cuando será el día que nos reincorporen".

"Es fome levantarse en las mañanas a entrenar y no se saber qué va a pasar con el tema, uno se levanta y dice 'ojalá hoy día se acaba', pero los días pasan y esta incertidumbre sigue. Son 35 familias que están así, en mi caso yo opté por quedarme en Naval pese a tener otras ofertas y varios jugadores se la jugaron por quedarse. Es complicado", agrega el ex Ñublense y Santiago Wanderers.

Almendra reconoce que el trabajo sicológico es fundamental para alejar a los jugadores del incierto panorama. "Hay un plantel de 26 jugadores, 15 son profesionales, y los otros son juveniles del año 99, 2000 y 2001, obviamente los chicos se apoyan en los más grandes y nosotros como cuerpo técnico tratamos de preparárlos de la mejor manera para cuando llegue el momento".

Futbolísticamente, Almendra afirma que "hemos hecho amistosos con equipos de la zona, con Deportes Concepción, Ñublense, Puerto Montt. Por suerte no hemos tenido problemas en eso".

"Este es un club con historia que lamentablemente no se manejó bien en la campañas anteriores y ahora está pagando un precio muy alto, pero es una fuente laboral y eso lo tienen que entender en la ANFP", remata.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo