La UC volvió a los abrazos con una victoria sobre Cobresal en El Salvador y sigue escapada en la altura de la tabla

Tras las derrotas ante O'Higgins y Gremio, los cruzados vencieron por 2-0 a los mineros. Volvieron a alejarse a cuatro puntos de Colo Colo.

Por El Gráfico Chile

Universidad Católica tenía una dura misión en El Salvador. Tras caer ante O'Higgins en la fecha pasada y contra Gremio en Porto Alegre, los cruzados debían visitar a Cobresal con el objetivo de sobreponerse al duro golpe de la Copa Libertadores y al cansancio por el viaje a Brasil para volver a alejarse en el liderato del Campeonato Nacional de Colo Colo, que se había puesto a sólo un punto, y lo consiguieron con una sólida victoria por 2-0.

Con esa intención, la Franja se mostró más activa en el arranque, con José Pedro Fuenzalida como protagonista. Por el otro lado, Israel Poblete contestó con un remate que se fue pegado al palo.

Luego, comenzó a aparecer en todo su esplendor Edson Puch. El extremo empezó a complicar a la zaga local, en un aviso de lo que vendría, porque, a los 37', se despachó un potente zurdazo para abrir la cuenta, después de una habilitación del propio Chapa, para que la UC se fuera en ventaja al descanso.

En el segundo lapso, el equipo de Gustavo Quinteros salió a sentenciar el duelo. Así, en menos de cinco minutos, el ingresado Diego Valencia se perdió una oportunidad sin arquero, Germán Lanaro desvió un cabezazo, Comando estrelló una pelota en el travesaño y César Pinares también tuvo su chance.

Los mineros, sin hacer gran daño, seguían "insoportablemente vivos", como les gusta decir a sus hinchas. El juvenil delantero cruzado les dio otra vida a 20' del cierre, cuando falló un mano a mano con todo el tiempo del mundo.

Sin embargo, la Cato terminó de matar el partido desde el punto penal. Una mano en el área le permitió a Luciano Aued decretar el tranquilizador 2-0, a los 82'.

Con este resultado, los precordilleranos vuelven a sacarle cuatro unidades en la tabla de posiciones al Cacique, su único escolta.

Columna: Y llevando en el alma un deseo de triunfar…

Como pocas veces en la era de Cruzados, la dirigencia se metió la mano al bolsillo y armó un plantel de lujo para dar pelea en el ámbito internacional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo