Columna: Chi-Chi-Chicos

Desde que Sampaoli dejó la banca de la U, los equipos chilenos han hecho un papelón tras otro en los torneos internacionales. Hoy por hoy, si no somos el peor fútbol de Sudamérica, pega en el palo.

Por Juan Ignacio Gardella

“Sorteo accesible” es la muletilla que solemos escuchar cuando a los equipos chilenos no les toca un rival argentino o brasileño en las copas continentales, o bien un grande de Uruguay, Paraguay o Colombia. De lo que no nos damos cuenta es que ya no sólo estamos por debajo de esos países, sino que hace rato nos pasaron los ecuatorianos, mientras que cualquier peruano, boliviano o venezolano puede eliminar al cuadro nacional que sea.

Esta soberbia injustificada, provocada por unos éxitos de la Selección que no se han traspasado al ámbito doméstico, ha construido castillos en el aire que se derrumban año a año tanto en la Libertadores como en la Sudamericana. Desde que Sampaoli dejó la banca azul para asumir la de la Roja, los elencos criollos han hecho un papelón tras otro en los torneos internacionales, salvo honrosas excepciones.

Así, pasan cosas increíbles, como que el indiscutido dominador del Campeonato Nacional 2019 parece un equipo amateur contra uno que nunca ha ganado un título de Primera División en Ecuador, como Independiente del Valle. Y ojo que esto no es nuevo en la UC, porque en el 2016, el año del primer y único bicampeonato de su historia, fue eliminada por el Real Potosí, que tiene apenas una corona en Bolivia.

Ni hablar del papelón de Colo Colo ante una Universidad Católica de Quito que tampoco sabe de consagraciones en su país y que, incluso, se dio el lujo de no contar con algunos titulares por no estar inscritos. Y qué le vamos a pedir en estos momentos a la U, que quedó fuera frente a un Melgar de Perú que fue goleado por 6-0 por la propia escuadra quiteña hace unos días.

¿A qué voy con este repaso de los bochornos recientes de nuestros “grandes”? A que, hoy por hoy, si no somos el peor fútbol de Sudamérica cuando nos toca medirnos con los clubes del barrio, pega en el palo, más allá de lo que digan los rankings.

Cada año que pasa somos más chicos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo