Mario Hamuy hace analogías con el eclipse y asegura: "Jarry y Garin son como Atlas y Alcíone, dos estrellas brillantes jóvenes"

El astrónomo está expectante al evento natural que se llevará a cabo este martes, y aprovecha de hablar de su otra gran pasión: el tenis.

Por Nicolás Valenzuela

El 4 de enero de 1973 fue cuando un joven Mario Hamuy vio por primera vez un eclipse solar, cuando caminaba por Isidora Goyenechea con Vitacura, muy cerca de su casa. Solo 3 años después, en 1976, el mismo Hamuy vio a Chile en una final de Copa Davis frente a Italia, cuando se perdió 4-1.

"En ese equipo estaba Jaime Fillol, Patricio Cornejo y Belus Prajoux", recuerda el premio nacional de ciencias exactas en 2015, que en conversación con El Gráfico Chile indica que ahí nació su amor por el tenis, mientras que en el eclipse de hace 46 años inició su inquietud por el cosmos, un evento que se volverá a repetir este martes.

"Si ponemos una pelota de fútbol en el punto penal del Estadio Nacional, que representa al planeta Tierra, una pelota de tenis en la línea del arco, que sería como la Luna", comienza explicando Hamuy, "y luego una ampolleta de 30 metros de diámetro en la Plaza Italia, representando al sol, entonces la pelota de tenis taparía de manera exacta la luz que le llega a una parte de la pelota de fútbol. Eso sería lo que vamos a vivir en el eclipse solar, que se verá completo en la Cuarta Región, pero parcial en Sudamérica", como en Porto Alegre, donde la Selección Chilena estará concentrada para la semifinal ante Perú por Copa América.

Hamuy, que en los últimos días ha pasado por distintos medios explicando el evento astronómico que revoluciona la ciencia, supo llevar en su juventud ese pasión por el espacio con el tenis. "En esos tiempos empecé a jugar en una multicancha que había en el colegio, estaba en cuarto medio. Era bastante mala, tenía muchas grietas, pero ahí nos la arreglábamos para pelotear los sábados. Después me hice socio en el Estadio Palestino y tomé clases con Ignacio Galleguillos. En la universidad, años 80 más o menos, empecé a tener clases con Luis Ayala y Patricio Cornejo", dice el ex presidente de Conicyt, mientras se acercaba cada vez más a la astronomía, llegando a vivir a La Serena para iniciar sus trabajos en el cerro Tololo, donde participó en la obtención de medidas precisas de la Constante de Hubble, que a la larga ayudó a un grupo de científicos estadounidenses a ganar el premio Nobel en 2011.

Mario Hamuy Hamuy fue premio nacional de Ciencias Exactas en 2015 / Web Universidad de Chile

"Tenía bastante condiciones como tenista, de hecho, llegué a jugar en la categoría de honor, pero partí muy tarde a jugar, con 16 años. Yo era mejor doblista que singlista, jugaba a la australiana, cuando sacaba el compañero y el otro se agachaba en la red, así los rivales no sabía para dónde iba a salir uno", recrea entre risas Hamuy, mientras con mucho orgullo comienza a contar que  "una vez me di el lujo de ganarle un set a Jaime Pinto en un dobles, 6-2 el primer parcial, fácil. Después nos ganó 7-5 y 6-2, pero bueno, puedo decir que le gané un set a Pinto".

¿Y en la actualidad sigue el tenis chileno?

Sí, mucho. Tuve la suerte de ver al gran Marcelo Ríos en vivo en Phoenix, Arizona. Después pude conocer a Fernando González en un gira junto a la presidenta Michelle Bachelet en Francia, mientras él jugaba Ronald Garros. Hoy veo a Cristian Garin y Nicolás Jarry cuando puedo, son jóvenes y ojalá puedan darnos muchas alegrías.

Si cada tenista fuera una estrella ¿Cómo sería el firmamento del tenis chileno?

Jajajá, yo creo que Marcelo Ríos sería algo como Sirio, la estrella más brillante del cielo, porque fue el de carrera más brillante siendo número 1 del mundo. Tampoco podemos olvidar a Anita Lizana, que sería como Betelgeuse, otra estrella brillante. No sé, tendría que revisar los ranking históricos.

Hamuy Hamuy jugando tenis, su otra pasión / Gentileza

La lista de estrellas del tenis chileno según Mario Hamuy

  • Marcelo Rios: Sirio (estrella más brillante de la constelación del Can Mayor)
  • Anita Lizana: Betelgeuse (estrella brillante de la constelación de Orión)
  • Fernando Gonzalez: Vega (estrella más brillante de la constelación de la Lira)
  • Luis Ayala: Rigel (estrella más brillante de la constelación de Orion)
  • Nicolás Massu: Aldebaran (estrella más brillante de la constelación de Tauro)
  • Jaime Fillol: Antares (estrella más brillante de la constelación del Escorpión)
  • Patricio Cornejo: Castor (estrella más brillante de la constelación de Gemini)
  • Jaime Pinto: Dubhe (estrella más brillantes de la constelación de la Osa Mayor)
  • Leyla Musalem, Carmen Ibarra, Patricia Rivera: Tres Marías (constelación de Orion)
  • Nicolás Jarry y Christian Garín: Atlas y Alcíone (dos estrellas brillantes jóvenes de las Pléyades)

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo