Gustavo Alarcón dio el batacazo y se colgó una sorpresiva medalla de plata en la esgrima de los Juegos Panamericanos

En florete individual, se metió en la final tras dejar en el camino al primer preclasificado. En la definición, el chileno de apenas 20 años no pudo ante el invicto estadounidense Gerek Meinhardt.

Por El Gráfico Chile

Una notable actuación tuvo Gustavo Alarcón en la esgrima de los Juegos Panamericanos de Lima 2019. En el florete individual, el deportista nacional se colgó una sorpresiva medalla de plata, en una campaña donde dejó en el camino al segundo del mundo y primer sembrado del certamen peruano.

En la fase de grupos, el chileno empezó con tres derrotas al hilo. Cayó de forma consecutiva ante al estadounidense Race Imboden, contra el argentino Augusto Servello y frente al puertorriqueño Carlos Padua, siempre por 5-3.

Luego, venció al local Federico Canchez (5-2) y al cubano Luis Aguilera (5-3). Esas dos victorias le permitieron sortear el Grupo A de la competencia en el cuarto puesto.

Ya en los octavos de final, el esgrimista de apenas 20 años dio cuenta del brasileño Guilherme Amaral (15-12), mientras que en cuartos de deshizo del colombiano Daniel Sconzo (15-14). En las semifinales, volvió a toparse con Imboden, número dos del planeta y principal preclasificado de la cita incaica, a quien doblegó por 15-13, dando el gran batacazo de la jornada.

En la definición apareció otro representante de Estados Unidos, Gerek Meinhardt, medallista de bronce por equipos en los Olímpicos de Río de Janeiro 2016, quien llegó invicto al combate de cierre. Y ahí, el norteamericano demostró su poderío para imponerse por 15-11.

Más allá de la derrota, el Team Chile suma una presea plateada que no estaba en los cálculos de nadie. Con 20 primaveras, el criollo tiene un futuro prometedor por delante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo