Samuel Eto'o se confiesa: "Soy un enamorado de Guardiola como entrenador, pero no como persona"

El camerunés también le dio a Mourinho: "El 'cabrón' me dejó un mes en el banquillo y me ponía a calentar en el minuto 89", lanzó.

Por El Gráfico Chile

Samuel Eto’o fue un multicampeón en los clubes donde mejor huella dejó: Barcelona e Inter de Milán. En ambos elencos, el camerunés tuvo a Pep Guardiola y a José Mourinho como entrenadores, a quienes recordó a un mes de anunciar su retiro del fútbol profesional.

Sobre Guardiola, quien lo dirigió en el ciclo más ganador en la historia del elenco blaugrana, Eto’o aseguró que "soy un enamorado de Guardiola como entrenador, pero no como persona. Es el técnico que mejor me ha dado el mensaje, yo he aprendido realmente a jugar al fútbol con Guardiola. Lo interpreta mejor que ninguno".

El León Indomable también recordó a José Mourinho como otro de los entrenadores que lo marcó en su carrera. Juntos en el Inter obtuvieron la triple corona. "Cuando estaba en el Inter el cabrón de Mou me dejó un mes en el banquillo y me ponía a calentar en el minuto 89. Después de un tiempo fui a hablar con él a su despacho y hablamos claro. 'Bien, ahora tengo a mi jugador', me dijo. Después todo fue bien entre nosotros", se sinceró.

Eto'o medallista en Sydney 2000 también se refirió a su paso por la selección de Camerún. "Al seleccionador le dije que sería titular sí o sí el día que nos jugábamos ir al Mundial, pese a que me había relegado al banquillo. Por suerte cuando salí desde el banquillo, marqué tres goles. ¡Luego el cabrón del entrenador me daba besos!", tiró.

De todas formas, el técnico que más lo marcó en su carrera fue el español Luis Aragonés. "Él cambio mi vida. Aquella charla en su despacho del Mallorca cambió totalmente mi vida de futbolista. Me llamó y me dijo: "Samuel, lo has hecho todo en el Mallorca en estos años y creo que ha llegado el momento de ir a un grande y saber dónde está de verdad tu nivel". 'Pero qué me está contando este viejo', pensé",  afirmó Eto’o.

"Él veía cosas que yo no veía entonces. Luis era único, sabía jugar con esa personalidad. El día que casi me pega un cabezazo en Zaragoza al día siguiente me coge del brazo y me dice: 'Hijo, casi te doy un cabezazo ayer'. Pero pese a que tenía esa fuerte personalidad, como yo, luego era como un padre conmigo. Si soy entrenador sería un gran honor parecerme a él", completó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo