En la U se envalentonan tras la victoria: “Dios es grande y parece que nos quiere salvar pese al año horrible”

El camarín azul sintió un desahogo y un golpe anímico necesario para tratar de salvarse del descenso a segunda en las próximas “finales” del Campeonato.

Por Diego Espinoza Chacoff

El Campeonato Nacional 2019 está en su recta final y uno de los equipos más preocupados es Universidad de Chile. Los azules marchan en el 15º lugar de la tabla de posiciones y por ello, si es que el torneo terminara hoy, descendería a la Primera B 2020.

A pesar de todo ese contexto, la U consiguió un agónico triunfo el pasado viernes en el Estadio Nacional y se clasificó a semifinales de Copa Chile, tras revertir una compleja serie disputada frente a Cobresal y que, por cómo se dio el partido, se transformó en una de las victorias más importantes de los laicos en 2019, pensando en el buen ánimo que les puede dar en las “siete finales” que les queda para no perder la categoría.

Es un gran desahogo porque pusimos un objetivo claro que era pasar de fase y tratar ahora de salir del tema del descenso, y bueno así es el fútbol, hoy tenemos una posibilidad de, después de tener un año muy malo, todavía poder terminarlo de buena manera. Jugando así y de esa forma, podemos salir de esto porque sabemos que el detonante es la parte anímica y quedó demostrado que es eso”, aseguró Lucas Aveldaño tras el partido.

Ojalá que este sea el desde de Universidad de Chile porque no nos merecemos estar ahí porque no es nuestra realidad y vamos a luchar por salir y Dios quiera que si estoy en la cancha mejor. Ojalá sea el golpe que nos ayude para terminar bien el año, insisto. Dios es grande y parece que nos quiere dar todo, y salvar a pesar de hacer las cosas horribles este año porque así y todo tenemos la opción de terminar de buena forma”, agregó el capitán Johnny Herrera.

“Merecíamos un triunfo así”

En esa misma línea, tanto Nicolás Oroz como Matías Rodríguez consideraron que este encuentro puede servir como bisagra para la “Súper final” de este jueves frente a Deportes Iquique y que era merecido después de tantas semanas de sufrimientos sin poder ganar.

Que fue un antes y un después, fue un grito general que se escuchó cuando terminamos el partido, que de aquí en adelante nos sirve. Ahora tenemos otra final el día jueves así que hay que descansar, preparar y disfrutar este triunfo que nos merecíamos y a recuperar las energías”, explicó Rodríguez.

Puede ser un partido bisagra y ojalá así sea porque es lo que nosotros queremos y nos da un puntapié inicial para estas últimas finales que tenemos y así terminar el año de la mejor manera. El equipo demostró que tiene personalidad más allá del momento que venimos pasando y nos repusimos a un rival bueno y con marcador en desventaja, así que nos sube el ánimo de todas maneras”, cerró Oroz.

La U recibirá a los Dragones Celestes este jueves 17 de octubre (21:00 horas) en el Nacional y en lo que se ha considerado uno de los partidos más trascendentales de los azules en todo el año, contra un rival directo en la competencia por el descenso.

La catarsis de Rodríguez y los zapatos mágicos perdidos de Riquelme dieron vida a la trastienda del triunfo de la U

Los azules derrotaron 4 a 1 a Cobresal y clasificaron a semifinales de Copa Chile en un emocionante partido disputado en el Estadio Nacional.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo