Entrenador de Cristian Garin: "Pulverizó la meta para este año, le tengo fe para la Copa Davis"

Andrés Schneiter hace un balance "buenísimo" de la temporada del Tanque, donde la "materia pendiente" fueron los Grand Slams. Con sólo las Finales de la Ensaladera de Plata por delante, el coach argentino avisa que Cris está en perfectas condiciones y toma partido por el equipo de Massú.

Por Juan Ignacio Gardella

Terminó la temporada de la ATP, con sólo el Torneo de Maestros y las Finales de la Copa Davis por delante. Fue el mejor año para el tenis chileno desde el 2009, principalmente por lo hecho por Cristian Garin.

Junto al otro nacional que está metido en la élite del circuito, Nicolás Jarry, el Tanque afrontará la Ensaladera de Plata entre el 18 y el 24 de este mes. En Madrid, el equipo comandado por Nicolás Massú se medirá ante Alemania y Argentina, este último, país del coach de Cris, Andrés Schneiter, quien fue fundamental para el salto de calidad de su pupilo.

A continuación, el Gringo repasa el 2019 y proyecta el 2020. Y se abandera con la escuadra del Vampiro de cara al certamen copero.

 

¿Qué balance general haces de esta temporada?

Muy positivo. Era difícil, porque tenía que demostrar lo que había hecho en los challengers ahora en los ATP, contra los mejores, a otro nivel. Cristian lo demostró todo el tiempo, de entrada, en los 250. A mitad de año, no logró jugar muy bien en los torneos grandes, los Grand Slams y los Masters 1.000, pero al final lo terminó haciendo, así que es un balance buenísimo, porque quedas con una sensación buenísima para encarar la próxima temporada.

¿Hubo algún momento donde pensaste que Cristian estaba para grandes cosas?

Después de ganar en Munich, donde les ganó a jugadores de altísimo nivel, de una jerarquía durísima, a Cecchinato, a Schwartzman, a Zverev y la final a Berrettini, y estos dos terminaron entre los ocho primeros. Ahí se vio que estaba para pelear cosas grandes.

¿La clave del año fue el cambio de mentalidad para afrontar los momentos difíciles?

Sí, eso ya se transformó en la parte fuerte de Cristian. Cuando él está bien, te pelea todo, afronta bien esos momentos.

¿Quizá la cuenta pendiente fueron los Grand Slams?

Sí, quizá nos quedó esa materia un poco pendiente, porque Cristian está con un nivel para poder jugar mejor los Grand Slams. Pero viendo cómo terminó la temporada, está apuntando a que en los torneos grandes puede competir y demostrar su juego. Eso es lo que esperamos que pueda hacer el próximo año. Si lo hace, puede subir muy arriba.

Me imagino que todavía no se plantearon las metas para el próximo año, pero, ¿se les abrió el apetito para meterse, como dices, muy arriba?

La meta para este año era mantenerse entre los 100 primeros y jugando los ATP, y la pulverizó, terminando 34º, ganando dos torneos y haciendo cuartos en un Masters 1.000. Para el próximo, habría que buscar el Top 20, lo puede luchar tranquilamente.

¿Cómo llega a las Finales de la Copa Davis, después de toda la temporada?

Llega muy bien. La verdad es que no sufrió en estas semanas el cansancio del año, por eso también jugó bien en París. Está cansado, obviamente, porque el año es largo, pero no está saturado mentalmente. Yo tengo a Londero en el equipo y él sí terminó así, pero Cristian no, para nada. Tras esta semana libre, donde va a descansar en Chile, para mí va a llegar muy bien a la Copa Davis, le tengo fe.

¿Corazón dividido de tu parte?

No jajajá. Hoy por hoy, estoy mucho más para Chile que para Argentina, no estoy dividido para nada en estos momentos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo