Más que en el '73: El estallido social del 2019 se convertirá en el paro más largo del fútbol chileno

La Primavera de Chile ha provocado la suspensión del fútbol profesional por cinco semanas y acumularía cerca de 36 días sin jugarse. Eso, si es que vuelve el torneo nacional.

Por Diego Espinoza Chacoff y Nicolás Valenzuela Mora

El estallido social en Chile está cerca de alcanzar su primer mes de movilizaciones y por ello, tanto las autoridades de Gobierno como las de la ANFP, han decidido suspender el fútbol profesional durante las últimas cuatro semanas. Una decisión que había terminado con la intención de reanudación del Campeonato Nacional para este fin de semana, pero que -tras nuevas conversaciones entre las autoridades y el Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup)- también fue suspendida y por quinta vez consecutiva.

Ante ese escenario, la larga pausa del fútbol chileno va encaminado a transformarse en la más extensa  de la historia por temas ajenos a lo deportivo, incluso más que lo que duró el parate luego del Golpe de Estado de 1973, y que dio inicio a la Dictadura Militar de Augusto Pinochet. En total, Chile se quedó sin fútbol por 34 días en esa oportunidad (1 mes y cuatro días), desde el 11 de septiembre hasta el 14 de octubre del mismo año, cuando se reanudó el torneo. En contraparte, la Primavera de Chile 2019 ,pese a que lleva 29 días con el fútbol parado, totalizaría un total de 37 días, y si es que se vuelve a jugar el torneo nacional el próximo viernes 22 de noviembre.

Golpe de Estado El Estadio Nacional fue ocupado como centro de detención en la Dictadura / Archivo

Las razones de esto son explicadas a El Gráfico Chile por dos cronistas de la época, quienes coinciden en que el fútbol chileno regresó porque hubo un rápido control de la situación por parte de las Fuerzas Armadas en la época, y que, debido a la fuerte violencia, muertes y represión que hubo, regresaron las actividades productivas a la normalidad rápidamente, entre las que se incluyen el fútbol profesional.

"El fútbol volvió a la normalidad porque la gente no salió a las calles y se paró todo el país por el Golpe, pero cuando terminaron los toques de queda temprano, el fútbol tampoco estuvo detenido tanto tiempo. En general, el fútbol siempre se termina jugando y por eso este también puede ser el caso", explica el presidente del Colegio de Periodistas Deportivos, Danilo Díaz.

"Ese torneo fue extraordinariamente interrumpido, porque Chile jugó con Perú las Eliminatorias, un mes antes del Golpe y ese partido suspendió la fecha porque todos los seleccionados jugaban acá. Era desordenado. El Golpe es diferente a lo que pasa ahora que tiran piedras a un retén de Carabineros, porque las Fuerzas Armadas en pocos días tuvieron el control, con toques de queda hasta las 18:00 horas y con una resistencia que duró sólo tres días, no tanto como ahora", agrega el ex cronista y hoy profesor de la Universidad de Chile, Eduardo Santa Cruz.

A pesar de que las Fuerzas Armadas ocuparon estadios como campos de prisioneros en Dictadura, la Asociación del Fútbol de la época se las ingenió para jugar partidos de Primera B en canchas como la del Club Ferroviarios o Aviación, y utilizó el estadio Santa Laura para varios partidos de la Primera División. Eso, con un desorden que incluyó el receso por los encuentros eliminatorios frente a Perú, además de la concesión a Colo Colo para suspender sus partidos y así enfocarse en la Copa Libertadores de ese año, donde llegó a la final.

Con la sociedad chilena aún movilizada, la ANFP buscará que se reanude el fútbol profesional el próximo fin de semana del 23 y 24 de noviembre; todo siempre a la espera de la respuesta de las barras organizadas, quienes buscan que termine el año futbolístico 2019, al no condecirse con la realidad social actual.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo