Columna: Hinchas piratas

El "pirata": El de Coquimbo, el que apoya las demandas sociales, el que confía en que se haga justicia por la muerte de Jorge Mora, el que abraza a su hijo llorando porque éste no entiende lo que pasa.

Por Juan Ignacio Gardella

El original: Paga la entrada aunque le cueste, está en las buenas y en las malas, se va feliz cuando su club gana y triste cuando pierde.

El pirata: Le regalan las entradas o "machetea" para conseguirlas, está cuando le conviene, destruye todo cuando a su equipo le va mal.

 

El original: Su máximo gozo es cuando los suyos les ganan a los archirrivales, les tira tallas el lunes y se las aguanta cuando le toca él.

El pirata: Su mayor logro es robarle un lienzo a la "contra", se lo refriega en la cara para provocarlo y que se arme la grande.

 

El original: Sale campeón y va a Plaza Italia/de la Dignidad a celebrar, se va tranquilo para la casa y despierta alegre, con una nueva estrella en la bandera.

El pirata: Levanta una copa y es la excusa perfecta para destruir, hace como que festeja y termina rompiendo todo, con otra detención en su historial.

 

El "pirata": El de Coquimbo, el que apoya las demandas sociales, el que confía en que se haga justicia por la muerte de Jorge Mora, el que abraza a su hijo llorando porque éste no entiende lo que pasa.

El pirata: El encapuchado, el que mancha con violencia los legítimos cambios que pide la ciudadanía, el que aprovecha el fallecimiento del Neco para sus propios intereses, el que hace llorar al niño porque no le importa lo que pase.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo