Opinión

Columna: El “malvado empleador” y el “pobre empleado”

A pocos les importaba la “mala administración” cuando Don Aníbal ofrecía contratos millonarios.

Cuando parecía que la discusión deportiva de la semana se la llevaría la “nueva normalidad” del fútbol, tirando las primeras líneas para la vuelta a los entrenamientos, en el Monumental se mandaron el enésimo numerito.

En una consecuencia del pésimo manejo histórico de Mosa, y pese a la llegada de Harold, se desató la crisis y públicamente quedó en evidencia el falso discurso, porque a pocos les importaba la “mala administración” cuando Don Aníbal ofrecía contratos millonarios.

Porcentajes más o menos, lo que se destapa es que en el “equipo del pueblo”, que debería ser un ejemplo en estos días de sufrimiento para la gente, ni el “malvado empleador” (ByN) ni el “pobre empleado” (los jugadores) fueron capaces de llegar a un acuerdo por un bien mayor: Colo Colo.

Pónganle el nombre que quieran, club, SA, el que sea, cae de cajón que todos tenemos que hacer un sacrificio en estos momentos y meternos la mano al bolsillo, de eso se trata una empresa, de un esfuerzo común.

A nadie le gusta que le bajen el sueldo, pero ahora es cuando se demuestra si realmente somos un país solidario, no subiendo a Instagram el aporte a la Teletón, construyendo una mediagua después del terremoto o dándole gamba al cantante de la micro.

El tiempo juzgará si estuvimos a la altura.

Tags

Lo Último

Contenido patrocinado


Te recomendamos