El estallido de Sebastián Moreno: La trama de la inminente caída del presidente de la ANFP

El todavía timonel del fútbol chileno tiene sus días contados. La debacle arrancó en octubre, cuando no pudo concluir el torneo 2019, lo que derivó en otros problemas, como el "Chile 4" y el actual conflicto con el CDF.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Pablo Vargas Z. y Juan Ignacio Gardella B.

A Sebastián Moreno le costó cuatro vueltas conseguir los votos para ganar la presidencia de la ANFP. Sin embargo, 28 meses después, negocia una salida del cargo, con una oposición tan amplia que, aseguran, tiene los votos para poner en la testera al candidato que levante. La rápida pérdida de piso del dirigente es insólita, porque quienes lo apoyaron para ser electo, son quienes movilizaron las fuerzas que hoy le impiden seguir gobernando. Todo, a partir de una serie de errores que le adjudican y que se acentuaron desde octubre.

El estallido social marca el inicio del descrédito de Moreno, quien llegó al sillón de Quilín tras aterrizar en el mundo del fútbol en su condición de abogado de Codelco en la División El Salvador, con lo que se vinculó a Cobresal, club al que llevó a su único título en Primera como presidente.

Sin embargo, ya en su elección, la cancha estaba algo embarrada: su nombre ha sido vinculado a un caso de robo por 45 mil millones de pesos de concentrado de cobre que afectó a la División El Salvador, entre 2011 y 2012, cuando él era jefe legal de ésta. Pese a esos antecedentes, los clubes lo eligieron por sobre Jorge Uauy.

Apenas un par de años después, el estallido social señala el inicio de la debacle.

“No tuvo carácter para defender al fútbol”, arranca explicando Luis Baquedano, gerente general de Unión Española, uno de los clubes que votó por Moreno y que hoy encabeza la oposición.

Se desató la crisis: Nueva renuncia al directorio de la ANFP deja a Sebastián Moreno pendiendo de un hilo

Raúl Jélvez, segundo vicepresidente, presentó su dimisión. El timonel sólo mantiene a Marcos Kaplún y Arturo Aguayo, por lo que no cuenta con el mínimo exigido para sesionar.

El dirigente hispano se explaya: “El presidente no fue capaz de generar una estrategia distinta, que permitiera jugar. Equipos dueños de sus estadios, como Colo Colo, Universidad Católica, Huachipato o nosotros, ofrecimos nuestros recintos para hacer jornadas dobles y que el torneo 2019 se concluyera. Sin público o con aforos acotados, a la hora que fuera. Pero Moreno siguió con su agenda, a espalda de los clubes”.

Baquedano, quien ha trabajado en el fútbol desde antes de las sociedades anónimas, profundiza en el punto.

“Es una industria compleja, en la que hoy, el Consejo de Presidentes está integrado por los dueños de los clubes, no como antes, que eran socios de esas instituciones e iban rotando. Ahora, son los propietarios quienes quieren que se vele por sus intereses”, explica. Y en eso, lo de octubre generó no sólo problemas en ese entonces, sino también redunda ahora con el conflicto con el CDF, por ejemplo. Esto, sin mencionar el lío entre Unión y Universidad de Chile por el “Chile 4”, entre otros que Moreno no fue capaz de resolver con solvencia. Sin ir más lejos, ese asunto le costó el apoyo de los hispanos.

Aunque suenan Uauy o Jorge Contador como eventuales presidentes de transición, Baquedano afirma tajante que el dirigente de Palestino “manifestó que no está disponible” y que pese a la inminente salida de Moreno, “no se ha hablado de nombres y nadie ha demostrado interés” en ser el sucesor.

Con un mandato que tiene casi nula adherencia y una potente oposición, Moreno avanza en su plan de salida. Ya habría avisado que se va a los pocos leales que quedan en su entorno, intentando amortiguar la dura caída.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo