Claudio Borghi y la "Roja" de Rueda: "Las cuentas son buenas"

El ex DT de Chile y actual comentarista del CDF repasa la campaña de la Selección, valorando lo realizado hasta ahora, y anticipa un duelo cerrado contra una Venezuela que, en su momento, le generó dolores de cabeza.

SIGUENOS

Publimetro Chile
Por Pablo Vargas Zec

Claudio Borghi debe ser de los técnicos que más historia tiene dirigiendo a la selección chilena contra Venezuela. En su período al mando de la “Roja”, el actual comentarista del CDF fue protagonista de partidos muy ásperos con los “caribeños”, sobre todo con quien dirigía a la “Vinotinto” por aquellos años, César Farías.

De hecho, el 9 de junio de 2012, bajo la batuta del “Bichi”, el combinado chileno se impuso por 2-0 a domicilio, pero en un duelo que, de algún modo, marcaría el proceso de Borghi al mando del seleccionado. En aquella noche, Matías Fernández abrió el marcador a los 85 minutos, tras un rebote que descolocó al portero Renny Vega. La celebración del DT descargó toda la tensión guardada hasta ese punto del friccionado encuentro. De hecho, el excesivo juego brusco del local derivó en los reclamos de la banca, por lo que fueron advertidos por el árbitro asistente Ímer Machado, quien le indicó al juez José Buitrago un supuesto insulto desde el sector de la suplencia chilena. El colombiano expulsó al PF Hernán Torres y,  después, hizo lo propio con el “Bichi”.

Charles Aránguiz sellaría el triunfo por 2-0, que le permitía a la “Roja” encabezar la clasificatoria sudamericana, hecho inédito. Sin embargo, supuestos insultos racistas le valdrían una sanción de cinco partidos al adiestrador nacional, cuestión que hizo que, finalmente, Borghi no volviera a dirigir a la Selección desde el banquillo.

Con toda esa historia detrás, el actual analista parece la persona adecuada para desglosar lo que ha hecho Chile hasta ahora y lo que se viene en Caracas.

¿Cómo ha visto a la “Roja” estos primeros partidos?

—Bastante bien. Quizá contra Uruguay había pocas expectativas, por los problemas sabidos, con una defensa que no había jugado junta, por ejemplo. Y, si bien el resultado no fue el esperado, se jugó bien. Contra Perú, pasó lo mismo: no estaban Alexis, Gary, Aránguiz… Entonces, uno empieza a perder un poco la esperanza. Pero sacaron un partido adelante muy, muy bien, sacaron el partido adelante de punta a punta, y las cuentas son buenas.

¿Qué le parece el trabajo de  Reinaldo Rueda? A ratos, pareciera que la crítica ha sido algo dura y desmedida para los recursos humanos que ha tenido disponibles para afrontar los duelos eliminatorios…

—El problema es por qué le cargan la mano. Da la sensación de que hay muchos periodistas que quieren tener una fortaleza en echar o condicionar a alguien, y se largan con todo antes de… Y, después, tienen que recular o pedir disculpas, o se olvidan de la crítica. Pero, ante un momento de crisis, comienzan otra vez… Creo que Rueda no lo está haciendo mal. ¿Podría ser mejor? Sí, siempre puede ser mejor. Pero ha tenido algunos inconvenientes, algunos que todos los entrenadores han tenido, y de los que algunos han zafado de buena forma y otros no tanto, como fue el estallido social en Chile y, después, una pandemia, que modifica todo lo que uno puede planificar o tener previsto. Eso no es fácil.

¿Le parece que se ha generado el recambio que se espera de este proceso?

—Siempre digo que los recambios tienen y van a existir. Pero también siempre pregunto -porque soy muy ignorante en muchas cosas y también lo soy en esto-: ¿Cuál es el trabajo de Rueda? ¿Vino a entrenar selecciones juveniles? ¿Una selección local? Nadie sabe cuál es la función de Rueda. Evidentemente, es dirigir a la selección mayor. Le piden recambio y te puede decir “mire, a mí no me asignaron el trabajo de los juveniles o preparar gente para el futuro”. Quizá él te dice “esos son trabajos de los clubes, que no están siendo realizados”, y hasta ahí llegamos con el tema del recambio, ¿no? Entiendo que él tendrá idea de jugadores que puede poner en la Selección. Pero el recambio, creo, viene más del trabajo de los clubes.

¿Cómo se anticipa el partido de hoy en Caracas?

—La estadística con Venezuela ha sido siempre positiva jugando de visita. Nunca se perdió allá. Eso es bueno. Pero la estadística habla del pasado, no del presente. Esperaba que Brasil le hiciera más daño y no se lo hizo. Pero en ese partido, Venezuela perdió tres jugadores para jugar contra Chile. Entonces, no se qué va a hacer el técnico José Peseiro respecto de las modificaciones, pero Chile tiene que ir a buscar los tres puntos, tarea que no es fácil.

Como técnico de la Selección le tocó protagonizar algunos duelos bien calientes con Venezuela, aunque puntualmente con su entrenador de esa época, César Farías. ¿Cómo recuerda esos duelos?

—No tengo buenos recuerdos de eso. Farías quiso ganar como se ganaba antiguamente los partidos de Copa Libertadores: apagando la luz del estadio durante nuestro entrenamiento, no facilitándonos los balones adecuados y otras cosas. Pero, nada… No voy a culpar a todo un país por la mala actitud de un entrenador. Fueron partidos difíciles y producto de uno de ellos, tuve una suspensión que me complicó demasiado. Fueron un montón de eventos que no tienen buenos recuerdos para mí, pero ya ha pasado mucho tiempo y el fútbol, de alguna forma, da justicia, porque pudimos ganar y quedar primeros en aquel momento.

Por último, y aprovechando su experiencia y su conocimiento de este rival: ¿Pronóstico para Venezuela-Chile?

—Creo que va a estar nublado (risas) Pero no, no tengo idea… No me gusta dar pronósticos, porque si supiera hacerlo, hubiera jugado al Loto, que entiendo que está acumulado… (risas de nuevo).

Loading...
Revisa el siguiente artículo