logo
El Gráfico Chile
/ Photosport / Photosport
El Gráfico Chile 07/12/2020

Columna de opinión: Cómo tratar a un ídolo

En los clubes “grandes”, casi siempre las cosas terminan mal.

Me consta, porque lo he hablado directamente y lo he escuchado indirectamente, que uno de los dolores de cabeza más fuertes para los dirigentes de los equipos “grandes” es tratar con el ídolo. Casi siempre, las cosas terminan mal.

El ídolo tiene el sartén por el mango en relación a la hinchada. Los directivos, por su lado, cuentan con el poder de decisión, aunque saben que si no es la que el futbolista quiere, éste les puede echar a la gente encima.

Lo vimos claramente la semana pasada con Walter Montillo. Los tiempos de la dirigencia, con un entrenador recién llegado y un proyecto 2021 “integral”, no calzaban con los del jugador, con asuntos domésticos por resolver de cara al próximo año… Y la relación se fue al tacho de la basura.

Ambas partes pueden tener razón, así como también las dos pudieron evitar el conflicto. El volante, no ubicándose un escalón por encima de sus compañeros que están en la misma situación de incertidumbre, pudo llevar el tema de forma interna y probablemente habría terminado renovando su contrato, mientras que los cabecillas de Azul Azul podrían haber tenido en cuenta todos los esfuerzos que hizo el argentino para volver al club de sus amores en un momento complicado y no estirar el elástico.

En definitiva, la “U” vuelve a repetir sus errores del pasado, con el ejemplo fresco de la traumática salida de Johnny Herrera. Ni hablar de Colo Colo, que, entre otros, ha sido demandado por el “Chupete” Suazo y el “Mago” Valdivia, que ahora retorna como salvador, pese a trapear el piso con Mayne-Nicholls y compañía hace nada.

La UC aprendió a los golpes con el caso del “Milo” Mirosevic, quien marcó un antes y un después en Cruzados, que trató a la perfección el retiro del “Huaso” Álvarez. Aunque, ojo, la renovación de Diego Buonanotte no está cerrada y podría dar que hablar.