logo
El Gráfico Chile
/ Photosport / Photosport
El Gráfico Chile 22/01/2021

En tiempos de protocolos en el fútbol, hay que meterle cabeza a otro

En el Coquimbo-Curicó, Cavalleri siguió jugando, pero tuvo que salir por un cabezazo con Berardo. Mientras en la NBA y en la NFL hay mucho cuidado con estos golpes, en el balompié recién empieza a discutirse. El Sifup manifiesta su preocupación por las secuelas tras el retiro de los jugadores.

Por : Pablo Vargas Z. y Juan Ignacio Gardella B.

En tiempos de covid-19, la palabra “protocolos” ha pasado a ser pan de cada día en el lenguaje deportivo. En el fútbol, la Comisión Médica de la Anfp tuvo que meterle cabeza elaborar uno sanitario bastante estricto para que el Gobierno le diera luz verde al retorno de la actividad.

Por esa línea, bien vale la pena preguntarse por otro protocolo, que se aplica en otros deportes, pero que todavía no ha llegado al balompié chileno. Esta semana, un par de golpes de cabeza generaron preocupación.

El primero se dio en el partido entre Universidad Católica y Everton, el martes. Gonzalo Tapia y Álvaro Madrid protagonizaron un choque, aunque finalmente ambos pudieron continuar jugando sin problemas.

No ocurrió algo igual el miércoles, en el encuentro entre Coquimbo y Curicó. Recién iniciado el duelo, al minuto de juego, Nicolás Berdardo y Matías Cavalleri impactaron sus cabezas, y los dos quedaron sangrando.

Mientras el defensa “pirata” pudo seguir en la cancha hasta el término del compromiso, con un visible vendaje, el delantero “tortero” intentó hacer lo mismo. Sin embargo, promediando el primer lapso, tuvo que ser reemplazado.

En la NBA o en la NFL, por ejemplo, existe un “protocolo de conmoción cerebral”. El básquetbol siguió los pasos del fútbol americano, luego de que esta última liga tuviera una batalla legal contra ex jugadores por casos de Alzheimer y demencia, por impactos no tratados.

En el baloncesto estadounidense, un jugador que se pega un cabezazo debe salir del parqué y ser revisado, y no puede volver hasta que tenga la autorización médica. Además, varios se han perdido sus buenos partidos por lo mismo.

La Fifa recién aprobó en diciembre pasado el ensayo de cambios adicionales de futbolistas que sufran traumatismos craneoencefálicos. Las pruebas debían empezar este mes, en las federaciones que así lo solicitaran.

 

Sifup de cabeza en tema: “Es una de las secuelas más recurrentes en los jugadores tras el retiro”

En el Sindicato de Futbolistas están al tanto de los riesgos que corren por los golpes en la cabeza. Por eso, vienen trabajando desde hace varios años junto a Fifpro, su símil mundial, pues los efectos luego de colgar los botines pueden ser severos. “Según estudios internacionales, es una de las secuelas más recurrentes en los jugadores tras el retiro. Es algo que nos preocupa mucho”, advierte Gamadiel García, presidente del Sifup. “Por lo mismo, hemos dado charlas a los jugadores y a las jugadoras profesionales sobre la importancia de las medidas preventivas en el caso de producirse algún choque fuerte. Y lo seguiremos haciendo”, complementa el timonel del gremio.

 

Visión médica: es de cuidado

El tema de los golpes en la cabeza en el deporte es tan relevante que en la Clínica Meds tienen un equipo llamado Neuromeds, con 20 años de experiencia en el asunto, con un equipo multidisciplinario.

Si bien se entiende que los deportistas tienen mejores herramientas para resistir estos traumatismos, así como la ventaja de ser jóvenes, la doctora Tania Rodríguez -jefa de la Unidad de Neurología de Clínica Meds- afirma que las complicaciones no necesariamente se manifiestan inmediatamente, sino horas, días y hasta meses después, incluso, pese a que el golpe pudo parecer menor.

En Neuromeds han desarrollado “un test complementario a la Escala de Glasgow, que es la habitual evaluación, para detectar y manejar cosas específicas en el deporte”, agrega la médica.

Rodríguez asegura que basta un solo golpe para que se generen, eventualmente, secuelas (como epilepsia, por ejemplo), sin descartar que como efectos derivados de estos accidentes puede haber, incluso, riesgo vital, hasta en la misma cancha, como consecuencia indirecta.

Por eso, desde Meds y su Unidad de Neurología urgen a que el fútbol estructure un protocolo para prevenir alguna fatalidad, “respecto de las complicaciones neurológicas, subdiagnosticadas en este caso”, concluye Rodríguez.