logo
El Gráfico Chile
/ AgenciaUno / AgenciaUno
El Gráfico Chile 29/01/2021

El partido que puede cambiar todo en Universidad de Chile

El cuadro estudiantil visita a Coquimbo, a las 19:00 horas, en un duelo clave para intentar zafar del juego por la promoción. Sólo la indemnización y el papelón de cambiar nuevamente al técnico mantienen a Rafael Dudamel. Un mal resultado podría sacar al entrenador.

Por : Pablo Vargas Zec

Cuatro partidos. Poco más de dos semanas. Y, aunque suene exagerado, en esos 360 minutos de fútbol, Universidad de Chile define su futuro. Pero parte de ese camino comienza a aclararse este atardecer, cuando los azules visiten a Coquimbo Unido (19:00 horas) en el puerto.

Es que los “laicos” siguen complicadísimos en la Tabla Ponderada. Lo único que los puede salvar del juego para mantener la categoría es que desciendan los “piratas” o Colo Colo y, como ya jugaron con los “albos” y estos en las últimas fechas parecen encaminados a zafar del descenso directo, la alternativa es tratar de hundir a los semifinalistas de la Copa Sudamericana.

Pero ganar hoy no es el único problema para la “U”.

De hecho, probablemente, vencer en Coquimbo es la menor de las dificultades que afronta.

Tras empatar en los descuentos en el Estadio Nacional con Iquique -otro rival directo-, exhibiendo un nivel paupérrimo en buena parte del segundo tiempo, la continuidad en la banca de Rafael Dudamel es una incógnita.

En una semana donde hubo reunión de directorio, el DT fue corroborado en el puesto y eso, siempre, es una mala señal.

Encima, el diario La Tercera filtró detalles del contrato de Dudamel: echarlo hoy cuesta casi tres veces más que despedirlo luego de estos cuatro partidos.

El problema, o la disyuntiva, es que deshacerse del venezolano al final de la temporada puede ser demasiado tarde: podrían tener que afrontar un descenso por segunda vez en su historia.

El polvorín a punto de estallar bajo el banquillo de Dudamel tiene, además, otros productos inflamables.

En la práctica del miércoles, el DT no incluyó a Walter Montillo entre los titulares. Pero tampoco entre los reservas. Y no hay registro de que “La Ardilla” tuviera alguna molestia física que implicara resguardarlo. Así, hasta el momento de ser publicada la citación para el duelo de hoy, se dudó de que estuviera convocado.

Apenas 24 horas después de que Dudamel afirmara que con Montillo “hemos conversado de la parte mental, futbolística y no he podido encontrar ni acercarme a esa versión de cuando estaba en el ciclo anterior”, agregando que “hemos hecho lo humanamente posible por conectarlo con nuestras formas y no ha sido posible”, el entrenador vuelve a pegarle una cachetada y un portazo a quien ha sido el estandarte de los pocos buenos momentos de fútbol de su equipo.

Así, es difícil que remonte.

Montillo ha pensado en anticipar su retiro. Sin entender las razones que han movido a Dudamel para despreciarlo y hacerlo pasar pésimo en sus últimos partidos como profesional,  “La Ardilla” sigue intentando disfrutar su despedida de la “U”, pero le afecta saber que, por ejemplo, fue incluido como titular en el Superclásico sólo por la presión de la hinchada.

Universidad de Chile, sin Montillo

Ahora, en Coquimbo, el mediocampista volverá a sentarse y esperar su oportunidad, la que contra Iquique sólo llegó por la lesión de Reinaldo Lenis. Por lo menos será alternativa. Temió tener que ver este partido clave por televisión desde Santiago.

El proceso de Dudamel, parece, apuntaba a generar cierto recambio en el plantel, dejando ir a la generación de los más veteranos, como Matías Rodríguez, Jean Beausejour u Osvaldo González. Montillo, pese a su desempeño, también entró en ese grupo. El problema es que el técnico olvidó que, antes que todo, requiere ganar, dejar a Universidad de Chile en Primera y demostrar que  es capaz de dar cierta fisonomía a los 11 hombres que manda a la cancha. Nada de eso ha ocurrido y, ahora, comienza a ver de cerca la puerta de salida. Le quedan cuatro partidos. Parece que no más. Tampoco menos. Salvo, claro, que los “piratas” hoy lo hagan pasar una nueva vergüenza.