logo
El Gráfico Chile
 /
El Gráfico Chile 01/06/2021

Futbolista se enoja con comentarista que lo llamó por su apodo: “No eres mi amigo para eso”

André Ribeiro le pidió a conocido periodista deportivo de su país que no volviera a decirle “balada”, apodo que se ganó en 2014 por estar durmiendo en una fiesta.

Una particular polémica se generó este martes en el fútbol brasileño luego que el jugador de Sport Recife, André Ribeiro, se fuera en contra del comentarista deportivo de la red Globo, Ledio Casmona, por haberlo llamado por su apodo durante la transmisión del partido que su club jugó el pasado domingo frente al Internacional del chileno Carlos Palacios.

En dicho partido, que finalizó con empate un 2-2 y donde el delantero fue quien anotó el gol de la igualdad final de Sport Recife, el comentarista lo llamó por su apodo “balada”, lo cual enfureció al jugador, quien al día siguiente del encuentro posteó contra Casmona en su cuenta de Twitter.

“Al señor Ledio Casmona le dejo un simple recado. Mi nombre es André y en su ficha del equipo está acreditado que mi nombre es André también, entonces no me llame de André ‘balada’ cuando hace sus comentarios, porque usted no es mi amigo y no tiene la intimidad conmigo para eso”, fue el mensaje que desató la polémica y que varios medios deportivos locales reprodujeron dando cuenta del origen de su apodo.

“El delantero lleva su nombre por su historial de exageraciones fuera del campo de juego. Con pasajes en Santos, Atlético Mineiro y Gremio, André acabó convirtiéndose en un meme entre los aficionados luego de ser fotografiado durmiendo con la boca abierta en una fiesta. Según los informes de aquel entonces (2014), el futbolista estaba borracho en el evento”, consignó el portal terra.com.br, que a su vez aclaró que el apodo no le molesta al futbolista de 30 años, pero que no desea que personas que no conoce se lo recuerden.

“No me molesta, no. Fue algo que pasó hace casi 10 años. Los errores estaban en el pasado. Yo era un adolescente rebelde, ahora ya no lo soy. Ahora tengo treinta, papá”, cerró.