logo
El Gráfico Chile
 /
El Gráfico Chile 04/06/2021

Alcalde de Río de Janeiro no descarta suspender los partidos de Copa América si la pandemia suma más contagios en el Estado

Eduardo Paes aseguró que el decreto que permite la disputa de partidos sin público en el estado carioca debe revisarse un día después del inicio del torneo.

Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro, aseguró este viernes que no descarta prohibir la realización de partidos de fútbol en la ciudad, incluso los de Copa América, si es que la pandemia de coronavirus sigue agravándose en las próximas semanas.

Las declaraciones de Paes llegaron un día después que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asegurara en un discurso transmitido por cadena nacional que el torneo de selecciones se realizará de todos modos en Brasil.

Una de las sedes que acogerán el torneo es precisamente Río de Janeiro, donde están programados los encuentros de Brasil de primera ronda y otros de las fases finales de la copa, algo que complica a la autoridad del estadio carioca.

Esto, porque un decreto estadual permite que esa ciudad reciba partidos sin público, una normativa que deberá ser revisada a partir del 14 de junio, un día después del inicio de la Copa América, cuando expire su validez.

“Me imagino que se están guiando por un decreto en vigor en la ciudad, que permite la práctica de partidos de fútbol sin público (…). Lo que está en vigor hasta el 14 de junio es eso. No sé ni cuándo se celebran los partidos de la Copa América en Río, pero si la situación por casualidad se agrava y el decreto cambia, se acabó”, aseguró Paes, quien informó que ni la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) ni la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) se contactaron con su Alcaldía para solicitar los permisos para jugar ahí partidos de la Copa América.

En la nación brasileña la decisión de Bolsonaro y la CSF, de acoger el torneo, ha sido fuertemente criticada estos últimos días por la comunidad científica y sectores políticos, quienes argumentan el grave momento sanitario que vive el país, uno de los más afectados por la pandemia en Latinoamérica, con casi 470 mil muertos.