El Gráfico Chile

Conociendo a Luis Roggiero, gerente deportivo de la “U”: “Lo molestaba con ‘Moneyball’, cambió la industria del fútbol ecuatoriano”

Tiene una historia similar a la de Billy Beane, quien revolucionó la MLB aplicando estadística avanzada en los fichajes, personaje que fue llevado al cine por Brad Pitt. Creador de Futbolmetrics y cerebro del “Matagigantes” continental, es descrito por Francisco Quiñones, director creativo de su ex club desde el 2008.

Luis Roggiero

“Moneyball”, laureada película de 2011 protagonizada por Brad Pitt, cuenta la historia de Billy Beane, gerente general de los Oakland Athletics de la Major League Baseball, quien utilizó las estadísticas avanzadas para los fichajes. Con ese método revolucionó las Grandes Ligas -con récord absoluto de 20 victorias seguidas en la temporada 2002- y fue imitado por los equipos de mayor presupuesto. Una aventura similar puede relatar Luis Roggiero, nuevo gerente deportivo de Universidad de Chile.

En el mismo año del estreno de la cinta, creó Futbolmetrics, un sistema de análisis estadístico que apoya a los clubes para adoptar mejores decisiones a la hora de contratar un futbolista, el cual utilizó desde que asumió en 2015 en Independiente del Valle, cuadro chico de Ecuador que, en 2016, llegó a la final de la Copa Libertadores, en 2019 ganó la Sudamericana y, en 2020, se consagró a nivel Sub 20 en el máximo torneo continental.

Francisco Quiñones, director creativo del “Matagigantes” desde 2008, conoció de cerca el trabajo del flamante alto funcionario de Azul Azul. “Acá nos decían que éramos locos, que había que comprar jugadores para ser campeones, que los chicos no iban a funcionar y no daban títulos, pero los dimos vuelta”, destaca “Pancholín”.

¿Luis Roggiero es un genio?

—No sé si definirlo como un genio, pero sí es muy trabajador y es una persona muy valiosa, que ha cambiado la mentalidad del fútbol ecuatoriano y la industria desde nuestro club. Rediseñó el proyecto de Independiente.

Leyendo lo que ha hecho, me llama la atención lo de Futbolmetrics, que vendría siendo como la película “Moneyball”, pero en versión fútbol…

—Tal cual, justamente. La mejor analogía que tiene es ésa, siempre lo molestaba con eso. Es la que más lo define, porque es un estudioso de las tendencias y de las estadísticas, un incansable trabajador, una persona que siempre se estuvo preparando y analizando cosas.

¿Lo molestabas con Brad Pitt?

—Jajajá, nooo, a “Luchín” lo molestaban con la película. Cuando tú conoces a Luis, te das cuenta de que es una persona muy seria, tímida y metida en su trabajo. Por eso, yo siempre le decía “tú eres ‘Moneyball’”.

¿Qué casos donde hayan aplicado Futbolmetrics funcionaron?

—Más que definir casos puntuales, con su llegada a Independiente se cambió la estructura, la forma de trabajo, la metodología. También la mentalidad de los técnicos, para darles otro valor agregado, había una exigencia diferente. En las formativas, por ejemplo, estábamos acostumbrados a entrenadores que trabajaban ciertas horas, con los entrenamientos normales, y él los llevó a trabajar más tiempo y haciendo otro tipo de cosas, como análisis de video, estadísticas de los rivales, conocer más al detalle la industria. Además, prioriza mucho los procesos, una de sus frases es que los resultados mienten. Es muy apasionado y busca llegar a la élite a través de eso.

¿Luis Roggiero es un revolucionario del fútbol?

—Yo creo que nada es nuevo, pero él aplica muchas cuestiones de alta gerencia al fútbol. Si te pones a ver, en nuestro continente no se ha visto algo así. Él llevó a un siguiente escalafón a nuestro club.

¿Crees que su método puede ser aplicado en cualquier país o le podría jugar en contra la idiosincracia?

—Yo te diría que se va a adaptar a la idiosincracia, pero él tiene una estructura que te va a dar forma, orden y caminos para alcanzar un éxito. Creo que se aplica a cualquier país, porque su sistema es muy utilitario. Hay que tener tiempo para que el proceso se note y se vean los resultados, pero te va a llevar a un cambio organizacional muy importante.

¿En cuánto tiempo se empezaron a ver los frutos de su trabajo allá?

—De entrada van a notar un cambio estructural grande, la gente que trabaje con él directamente va a ver que cambiarán las políticas de trabajo. Deportivamente, a nosotros no nos costó tanto, porque fue muy atinado en la toma de decisiones. Hubo un grupo que fue escogido bien, que le dio prioridad al proceso. Por ejemplo, nuestro equipo es formador y se tomó la decisión de tener un 60/40 de jugadores formados en el club, y al final dio frutos, con la Sudamericana y la Libertadores Sub 20. Yo sé que en el caso de la “U” van a tener otras prioridades, pero estructuralmente les va a aportar muchísimo.

Te pongo un caso particular de la “U”, que está con un técnico interino que ha empezado a sacar resultados. ¿Crees que va a meter mano ahí o da lo mismo que sea un interinato?

—No creo que sea problema lo del interinato si el análisis que se hace de él da como para respaldarlo. No quisiera hablar particularmente, porque no estoy al tanto del club, pero, por ejemplo, cuando uno de los equipos de acá se llevó a nuestro técnico, él tomó a un interino, Miguel Ángel Ramírez, y al final fue el campeón de la Sudamericana.

El otro caso particular que te pongo es el del goleador, Joaquín Larrivey, que está inspirado, pero que tiene 36 años y termina contrato. ¿La edad será factor en la decisión de Luis o no necesariamente?

—He visto que todo el mundo está pidiendo que renueve, que será su primera solicitud. Acá, Cristian Pellerano, que llegó con él, ahora tiene 39 años y no se fue, y su aporte ha sido fundamental.

¿Se pueden ilusionar los hinchas de la “U” con hacer algo parecido a lo de Independiente con Luis Roggiero?

—Como en todo, siempre hay que creer y hay que apostarles a los procesos. Cuando en Independiente pensábamos en algo así, nos decían que éramos locos, que había que comprar jugadores para ser campeones, que los chicos no iban a funcionar y no daban títulos, pero los dimos vuelta. Yo creo que las personas que ven más allá, están destinadas a hacer algo más allá. Luis tiene esa estrella, es muy capaz y se ha preparado para esto, y éste es su momento de brillar. Ojalá sea con la “U”, pero no contra Independiente, jajajá.

Tags

Lo Último


Te recomendamos