logo
El Gráfico Chile
 /
El Gráfico Chile 03/09/2021

Óscar de la Hoya recordó el episodio más traumático de su vida: fue violado cuando tenía 13 años

El retirado boxeador, Óscar de la Hoya, reveló que fue abusado sexualmente en su adolescencia, un hecho que lo traumatizó de por vida.

El excampeón mundial de boxeo Óscar de la Hoya confesó haber sido víctima de abuso sexual cuando tenía 13 años.

El retirado púgil de 48 años, que se prepara para volver al ring el próximo 11 de septiembre en un combate de exhibición ante el exmonarca de artes marciales mixtas Vitor Belfort, reveló en entrevista al diario Los Angeles Times el traumático hecho que vivió en su adolescencia, y que según recalcó, lo marcó en la relación con su madre y su trayectoria deportiva.

“Fui violado a los 13 años, por una mujer, una mujer más vieja que yo”, expuso en el periódico estadounidense, donde relató que el traumático episodio lo protagonizó mientras participaba de un torneo en Hawái.

“A los trece, perdí mi virginidad. ¿Sabes? Violado básicamente. estaba en Hawái, creo que en algún torneo. Ella tenía 35 años en esa época”, recordó el púgil, quien según explicó el diario, realizó la confesión con evidente incomodidad.

El trauma de Óscar de la Hoya

“Admitió que esa experiencia no solo lo marcó de por vida, sino que lo fue carcomiendo al punto de refugiarse en los excesos y buscar alivio en el alcohol”, cuenta, por su parte, People en español, que da cuenta que tras ese evento De la Hoya buscó en el boxeo una distracción para espantar “todos sus traumas infantiles”, incluso la mala relación que mantuvo con su madre, quien falleció “a causa del cáncer”.

“Lo reprimes todo. Vives esta vida, el Niño de Oro, pero (…) ¡Oh, mierda, espera, aún está ahí! Nunca pensé en ello, nunca lo procesé, nunca pensé realmente cómo estaban mis sentimientos, hasta que un día simplemente sale y no sabes cómo lidiar con ello”, contó el deportista, que buscó en los hongos psicodélicos una forma de poder “aliviar sus traumas”.

“Fue increíble. Fue en mi casa. Con un chamán. El hecho de que un chamán llegó a mi vida en ese preciso momento, en ese lugar, pasó por alguna razón. Siento que me salvó. Pero me salvó solamente de mi mamá y de mi relación con ella”, afirmó.

Un retorno por su salud mental

Respecto de su retorno al boxeo, ya cerca de las cinco décadas, el púgil explica que ello no se trata sólo de “revivir sus días gloriosos” ni de “complacer a alguien más”, sino más bien responde a la necesidad de realizar algo que lo llene en esta etapa de su vida.

“(Boxeaba) para todo el mundo. Mis hijos. Los fans. Es como que nunca me detuve a pensar, ¿y yo? ¿Cómo quiero que sea? Estoy entrenando cuando quiero entrenar”, aclaró.

“Sigo un horario, pero estoy entrenando en casa, donde vivo. No estoy yendo a Big Bear por tres meses y extrañando a todos y todo”, afirmó De la Hoya, quien aclara que sus afanes no están en ganar en su retorno al ring, sino más bien están en la búsqueda de triunfar en la pelea más grande de su vida.

Una que, aseguró, sigue enfrentando con sus traumas de la adolescencia. “Tengo que lidiar con el pequeño Óscar”, finalizó.