¿Cuánto duran los arqueros extranjeros en Colo Colo?

A partir de las declaraciones de Renny Vega asegurando que desea seguir en los albos, El Gráfico hizo un repaso de los arqueros extranjeros en Macul.

Por

Imagen foto_0000000220120808220936.jpg

Luis Barbat

Tenía la difícil misión de hacer olvidar a Daniel Morón, uno de los mejores y más queridos en la historia alba y de pelear el puesto con Marcelo Ramírez, quien había esperado pacientemente su oportunidad y que también era muy apreciado. El seleccionado uruguayo llegó con cartel y comenzó siendo el titular. Sin embargo, con el correr de los partidos su rendimiento no fue de los mejores, lo que sumado a la presión de la hinchada a favor del Rambo, terminaron por relegarlo al banco. Partió tras 12 meses.

Claudio Arbiza

Tras el fracaso de su compatriota Barbat, la dirigencia alba trajo a otro seleccionado charrúa para disputar el puesto con Ramírez y la suerte del formado en Defensor Sporting fue muy diferente. Cayó en el Colo Colo ganador de Gustavo Benítez que fue tricampeón en los años 96-97 y 98. El DT paraguayo optó por utilizar al Rambo en los duelos del Torneo Nacional y a Arbiza en las copas internacionales. El uruguayo permaneció hasta el 2002, año de la quiebra, en el Cacique y dejó un muy buen recuerdo.

Jonathan Walker

La llegada del norteamericano fue sorpresiva, ya que Colo Colo contaba en ese entonces con Claudio Bravo y Eduardo Lobos. Sin embargo, las lesiones que ambos arrastraban lo llevaron a apoderarse del arco del Cacique tras  tres temporadas con la UC, donde ganó un título siendo titular.
Durante el Apertura 2003 y la Copa Libertadores fue el dueño absoluto del pórtico albo, alternando buenas y malas. Tras seis meses dejó el club y se volvió a su país. El pórtico quedó en manos de Claudio Bravo.

Sebastián Cejas

Llegó a Colo Colo el año 2006 para reemplazar al vendido Claudio Bravo con un currículum envidiable que incluía pasos por la Roma y la Fiorentina. De inmediato se transformó en titular indiscutido del equipo del Bichi Borghi y respondió con creces. Se ganó el cariño de los hinchas y fue finalista de la Sudamericana y tricampeón local. Se perfilaba como un arquero que pasaría varios años en Macul, pero sus altas pretensiones económicas lo terminaron alejando tras un año y medio exitoso con el Cacique.

Cristián Muñoz

El formado en Boca Juniors firmó en el Cacique el 2007 tras dos años de mucha regularidad en Huachipato. Su estilo sobrio lo transformó pronto en prenda de garantía y pese a algunas fallas en partidos decisivos dejó un grato recuerdo. Era otro que podría haber perpetuado su carrera con los albos, pero antes de iniciar su tercera temporada, Hugo Tocalli determinó que se volviera a Talcahuano a cambio del joven Nery Veloso. Hasta el día de hoy muchos hinchas no se explican su salida.

Juan Castillo

El charrúa fue mundialista en Sudáfrica 2010 y tras pasos por equipos como Peñarol y Botafogo arribó para ser el 1 del Cacique. Su inicio fue notable y se pensó que, al fin, los albos tenían un arquero de jerarquía para mucho rato. Sin embargo, el bajo nivel de la defensa y algunos errores lo transformaron en un jugador altamente cuestionado. En el segundo semestre del 2011 comenzó a perder la titularidad y Basay lo castigó por una expulsión ante la U. Su periplo en Santiago sólo duró un año.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo