La U se querella contra hincha que detonó petardos en el Estadio Nacional

A través de un comunicado de prensa, el club sostuvo que cumplió "con todas las normas dictadas por Carabineros y la Autoridad".

Por
Imagen foto_0000001120120910184352.jpg

Carabineros ya detuvo a uno de los responsables de detonar petardos / Crédito: Ricardo Ramírez – El Gráfico

Con el objetivo de contribuir a la erradicación definitiva de la violencia en los estadios, mañana martes 11 de septiembre, el Club Universidad de Chile presentará una querella criminal contra el responsable de la detonación de un petardo, durante el partido contra Santiago Wanderers, disputado ayer domingo 9 de septiembre en el Estadio Nacional.

El Club Universidad de Chile, organizador del encuentro de ayer, cumplió todas las normas dictadas por la Intendencia Metropolitana y Carabineros de Chile. De esta forma, para el partido de ayer se dispuso la venta de tickets exclusivamente por Internet –que considera registro de células de identidad-, numerosos estacionamientos y hubo una especial coordinación con la Municipalidad de Ñuñoa por celebraciones patrias que se desarrollaban simultáneamente. Además, se dispusieron cámaras  de seguridad para grabar los sectores conflictivos.

No descansaremos hasta que no quede ningún violentista en los estadios. Queremos que las familias puedan ir tranquilas a los estadios”, recalcó el presidente de Universidad de Chile, José Yuraszeck.

Con ese fin, el Club Universidad de Chile dispuso en el partido del domingo último de un 25% adicional de guardias privados y se repartieron 10 mil volantes informativos, para advertir de los elementos prohibidos y los riesgos que estos artículos generan. “Nuestra institución hizo absolutamente todo lo posible y necesario para generar un ambiente seguro”, agregó el presidente de Universidad de Chile, José Yuraszeck.

La Intendencia y Carabineros de Chile ya detuvieron a uno de los responsables de detonar petardos durante el partido, quien confesó y reconoció que el ingreso de los explosivos –cuyo tamaño no supera la tapa de un lápiz- se hizo con niños menores de 10 años, quienes no pueden ser revisados por la seguridad pública.

A diferencia de lo ocurrido en el último partido en que se establecieron sanciones, que se disputó en el Estadio Municipal de La Florida y cuyo lapso de suspensión alcanzó las dos horas, a lo que se sumó el desalojo de estadio y la caída de  proyectiles en la cancha, el encuentro de ayer sólo estuvo detenido por 8 minutos. Además, no fue necesario el desalojo de ningún sector del estadio y los jugadores no estuvieron en peligro por el lanzamiento de proyectiles.

Asimismo, en el partido disputado ayer, válido por al 2ª fecha de la Copa Chile, no se produjo ningún incidente en las afueras del Estadio Nacional, a diferencia de lo ocurrido en La Florida, donde hubo serios disturbios y millonarios daños a la propiedad pública y privada.

(Fuente: Prensa Universidad de Chile)

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo