Las apuestas de Claudio Borghi que no funcionaron ante Colombia

El juego aéreo, la defensa, los cambios y el plan B a la salida de Medel. ¿Qué hizo mal Chile en el Monumental?

Por

Imagen foto_0000000220120911182958.jpg
Vidal y Díaz se lamentan en el Monumental. Chile cayó ante Colombia. Foto: Photosport

El juego aéreo

La defensa chilena sufrió con las pelotas aéreas. La altura de Marcos González no alcanzó, ni la marca de Jara o Vidal. Falcao se las ingenió para ganar de cabeza, incluso en pelotas que parecían imposibles de dirigir hacia el arco de Claudio Bravo. Un detalle en las pelotas paradas: la impecable ejecución de James Rodríguez, autor del empate parcial con un remate inalcanzable para el arquero chileno.

La defensa no defendió

Jara no fue el factor esperado para afirmar la última línea. Vidal no logró aclarar la salida en su rol de líbero. Mena o Isla no cubrieron por las bandas. Falló la apuesta. En el 2-1 parcial marcado por Falcao, Colombia sorprendió a la defensa con un brillante pase de Ramírez. En los minutos finales los de Pekerman pudieron haber aumentado. Otro detalle: si uno de los del bautizazo brilló en Bolivia (Vidal), otro no destacó en este nuevo regreso (Jara).

Sin Medel, ¿plan B?

La expulsión de Gary no encontró respuestas en el banco chileno. Nadie ingresó para reemplazar su posición clave en el mediocampo. Hasta que Carrillo le mostró la roja, el Pitbull había logrado solucionar los problemas que la presión visitante habían generado. Más allá del gol de Fernández sobr el final de la primera parte, la visita logró recuperar la mediacancha. De ahí en adelante, otra historia.

Los cambios

Junior por Isla. Pinto por Suazo. Pinilla por Sánchez. Con el marcador en contra, la lectura que puede hacerse de los cambios es que se buscó mayor presencia ofensiva. Alexis no desequilibró, Suazo tuvo un par de remates -ninguno limpio- que terminaron rebotando en defensores rivales. El Huaso mostró voluntad, pero su falta de fútbol fue evidente -hacía siete meses que no jugaba un partido de Primera-. Ninguno de los ingresados logró cambiar la historia. Apenas un cabezazo de Pinilla que pasó cerca. ¿Había otras alternativas?

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo