La estrategia oculta de Labruna para levantar la copa número 30

En River regaló autos y en Audax Italiano, dinero. Los jugadores albos piden que en Macul el profe también “suelte las monedas”.

Por

Imagen foto_0000000220120914075653.jpg

Por Pablo Vera

Corría el campeonato Apertura del 2001 y River no podía hacer goles de cabeza pese a contar con grandes exponentes del juego aéreo como Mario Yepes y Celso Ayala. El DT de ese entonces, Ramón Díaz, y su ayudante Omar Labruna no se lo podían explicar. Pasaban y pasaban las fechas, hasta que encontraron la solución.

“Nos dijeron que el primero que anotara un gol de cabeza se ganaba un auto”, recuerda el defensor paraguayo que también pasó por Colo Colo, Celso Ayala. El guaraní afirma que después de eso “hasta el arquero quería subir a los córners, jajá. En mi caso, no sabés cómo subía a cada pelota parada, estuve cerca, tuve unos palos, pero el que ganó el premio fue Pipino (Nelson Cuevas). También después de salir campeones sorteaban autos”, añade Ayala.

Y fue así que tras el título del año 99, Víctor Zapata, volante que por ese entonces tenía 20 años y que recién llegaba a River, proveniente de Argentinos Juniors, se ganó nada más y nada menos que una camioneta Mercedez Benz, la cual Díaz había apostado previamente con Mauricio Macri (en esos años presidente de Boca Juniors). “Zapata era un muchacho del interior, así que imagínate lo que fue para él ganarse el premio. No lo podía creer, estaba muy contento”, señala Hernán Díaz, mítico lateral derecho de los banda sangre.

“Poníamos los papelitos con los nombres y el propio Ramón y Omar sacaban al ganador. Era muy lindo porque todo el equipo se motivaba”, complementa Celso Ayala.

Tras su llegada a Audax Italiano, Labruna siguió utilizando el método que tantos réditos le trajo en Buenos Aires, aunque los premios eran más austeros. “Recuerdo que nos daba un incentivo económico por gol convertido a los que no estaban acostumbrados, principalmente a los defensas. Yo me lo gané una vez”, rememora Carlos Garrido, capitán del elenco de La Florida. El defensa añade que “más por el premio, lo importante es que era algo lúdico y que ayudaba a distender el ambiente”.

Estas mismas técnicas son las que Don Omar estaría pensando implementar para un Colo Colo que tiene que ganar el título sí o sí. Ahora la misión es que el equipo siga funcionando sobre ruedas. “Sería motivante, ojalá suelte las monedas el profe, jajá. Un autito estaría muy bueno”, afirmó Felipe Flores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo