Fierro y la era Basay: "En lo físico estábamos mal"

El volante se confesó con El Gráfico y reconoció que la llegada del PF Jorge Fleitas ha sido una de las grandes claves del repunte.

Por

Imagen foto_0000000220120920072935.jpg
Gonzalo Fierro goza de un buen momento en Colo Colo tras el traumático paso de Ivo Basay por el club / Crédito: Agencia Uno

El 24 de junio, Gonzalo Fierro recibía tarjeta roja en la vuelta de las semifinales ante la Universidad de Chile. Era el final de un semestre desastroso marcado por las lesiones y por la casi nula consideración del entrenador Ivo Basay, pese a ser una de las grandes contrataciones del Apertura y el llamado a jerarquizar el plantel del Cacique. “Tenía su esquema y sus jugadores”, dice.

La vuelta a Macul, tras su paso por Flamengo, estaba muy lejos de ser de ensueño y pasó de ser uno de los más queridos por la hinchada a recibir cuestionamientos y críticas.

Hoy, casi tres meses después de esa fatídica tarde ante los azules, Fierro es uno de los mejores intérpretes del sello Labruna y se fue bajo una gran ovación el pasado domingo en la victoria ante Huachipato. Ya lleva tres goles en este torneo y su regreso a casa por fin es como tanto había esperado.

Un primer semestre de agraz y un Clausura dulce, ¿eso define bien lo que te pasa?
Sí. La verdad es que están cambiando muchas cosas respecto a lo que pasó el primer semestre que no fue bueno, más que nada por el tema lesiones, porque si no jugaba era porque quizá no entraba en el esquema del técnico, pero el tema lesiones me complicó. Tuve muchos desgarros y ahora este semestre me siento distinto, con más ganas, más chispa y he anotado goles que eso igual te ayuda mucho a seguir progresando y luchando. El cambio fue muy rápido y espero que siga el alza.

¿Cuánto ha influido en eso la llegada de Jorge Fleitas?
Ayudó muchísimo a que la parte física la mejoráramos. Hay que estar ciego para no darse cuenta que en lo físico estábamos mal, a mí no me gusta echar la culpa ni dar nombres, pero se notaba y no era sólo un jugador, si no que éramos todos.

¿Hubo una mala planificación de la pretemporada?
No sé, si fue por eso, pero ahora que llegó Fleitas nos hemos dedicado a correr, a hacer mucha pesa y nos hemos visto bien. Llegó un PF que conoce a cada jugador y un DT que sabe dónde te puede explotar, en el primer semestre quizá no se daban cuenta de eso.

Mencionaste a Labruna, él te ha dado mucha confianza…
Desde el primer día nos habló a los más experimentados y me dijo que yo estaba en los planes. Me planteó que no iba a ser ni titular ni reserva, sino que debía ganarme un puesto y eso se valora. A veces los técnicos no te dicen nada y no sabes si estás o no en sus planes. Él fue muy claro en decir que el que estaba bien iba a ser titular y se iba a mantener.

Con eso de que hay técnicos que no te dicen nada, ¿te refieres a Basay?
No, Ivo también fue franco conmigo y me dijo que si andaba bien iba a jugar, pero él tenía su esquema, sus jugadores y uno quizá no calzaba y había que respetar eso.

En el Apertura, Fierro jugó sólo 11 partidos y en otros tantos debió conformarse con el banco de suplentes o con las tribunas. “Igual seguí apoyando”, plantea. Fueron seis meses en los que pocas cosas se pudieron sacar en limpio y donde las dudas se multiplicaron.

Seguramente lo peor de ese semestre fueron los partidos ante la U, ¿hoy se sienten mejor para enfrentarlos?
Sí, ahora sí. El semestre pasado estaban uno o dos peldaños más arriba. Ahora por lo que he visto y por cómo estamos nosotros, creo que nos vendría bien jugar ya con ellos para ver cómo estamos. Sacándome el hincha de encima, creo que Colo Colo está muy parejo con la U. Ellos no están haciendo lo mismo que el semestre pasado y nosotros estamos subiendo.

En los enfrentamientos ante ellos durante el Apertura, ¿fue preponderante la diferencia física?
Sin duda. Ellos andaban muy bien físicamente y nosotros estábamos hecho mierda. Eso se notó en el primer partido (5 a 0), porque ellos no eran tan superiores en lo futbolístico, pero en lo físico nos sobrepasaron.

Quedamos dolidos por los partidos con ellos en el Apertura y ahora nos tocará en el Monumental, así que lo único que queremos es que ese partido llegue y ganarlo para sacarnos esa espinita que tenemos clavada. Tengo muchas ganas de aportar, lo que no hice el primer semestre.

Gonzalo Fierro volvió a caminar con tranquilidad por los rincones del Monumental. Demoró seis meses en dejar de sentirse un extraño en la que había sido su casa desde niño y en la que alzó cinco títulos nacionales, además del subcampeonato de la Copa Sudamericana.

Hoy las cosas cambiaron y el volante es el llamado a transformarse, junto a Luis Mena, en el referente de un equipo que parece haber encontrado el rumbo tras varias temporadas recorridas sin una dirección clara. Él ya está demostrando que puede conducir y soportar el peso que significa un Colo Colo carente de títulos. Volver a ser el de la era dorada del Bichi y levantar una copa, le quitan el sueño.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo