Entrevista con Margas: "A la Roja le hace falta Valdivia"

Viendo lo sucedido frente a Colombia, y pensando en lo que le espera a la Selección, el defensor cree que el Bichi debe hacer de tripas corazón y convocar al Mago.

Por

Imagen foto_0000000220121008120339.jpg
La actualidad de Margas. Metido en sus negocios, pero con un ojo en el fútbol. Crédito: Ricardo Ramírez

Por Eduardo Bruna

Confiesa que no es muy asiduo a ver fútbol, pero que la Selección es otra cosa. Esperó con un interés creciente el partido frente a Colombia, el último en el que vimos al equipo de Borghi, y quedó defraudado, como la inmensa mayoría de los hinchas. Javier Margas, titular indiscutido en ese equipo de Acosta que clasificó a Francia 98, señala: “La Roja no jugó a nada. Cuando se enfrenta a un cuadro como el de los colombianos siempre existe la posibilidad de perder, porque es un buen equipo y cuenta con muy buenos jugadores, pero lo que nunca se esperó es que fuera de esa forma. No tuvimos ni un  brillo, compadre”.

Lo peor es que, según su percepción, ese futuro que se antojaba promisorio, luego de liderar transitoriamente las Clasificatorias, se oscureció peligrosamente. “Vienen dos partidos durísimos. Ecuador está jugando bien y como local es un equipo que se hace muy fuerte. Y Argentina, ni hablar. La historia demuestra que incluso jugando como visitante nunca ha sido pan comido, todo lo contrario. De no cosechar algo, la cosa se pone muy cuesta arriba”, dice Margas.

En el anterior proceso a Argentina se le ganó, y muy bien.
Por eso mismo, poh. Si de diez partidos ellos nos ganan nueve y nosotros uno, quiere decir que ya copamos la cuota. De aquí a que les hagamos la gracia de nuevo pueden pasar años. Ahora, yo feliz si me equivoco.

¿Leíste en un diario que, según Nelson Acosta, Chile puede sumar los seis puntos en esos partidos que vienen?
No, no lo leí ni lo había escuchado. Para subirles el ánimo al Bichi y los jugadores me parece bien, pero fríamente no se ve por dónde si la Selección no mejora sustancialmente lo hecho frente a Colombia. Yo creo que se rayó el Pelao (ja, ja).

¿Qué crees que está pasando?
Yo más de una vez he ido a Juan Pinto Durán a sapear y a saludar a Borghi, con el cual jugué en Colo Colo. Llevado más que nada por Luis Miguel, mi hijo menor, que me salió loco por el fútbol, todo lo contrario a Javier, el mayor de los seis que tengo, que nunca jugó ni con tierra. Y siempre vi al Bichi muy dedicado y preocupado de hacer un buen trabajo. Lo mismo con los jugadores, que ya saben que a estas alturas no está permitido ningún otro condoro disciplinario. Buscando una interpretación puede ser que ya no exista la misma hambre que había para Sudáfrica.

¿En qué sentido?
Que varias de las figuras que fueron clave en ese equipo de Bielsa ya están hechos económicamente y a lo mejor ya no sienten la urgencia de brillar también en la Selección para agarrar un buen contrato. Arturo Vidal y Mauricio Isla ya están en la Juventus, el club más grande de Italia, y Alexis Sánchez ahora juega por el Barcelona, el mejor equipo del mundo. Y como ellos, otros muchachos también dieron el gran salto a un medio superior, donde además se gana un buen billete. Yo no digo que jueguen sin interés o que vayan a menos actuando por la Roja, pero puede ser que, inconscientemente, no pongan todo lo que es necesario poner. Aparte, al Bichi la vara le quedó muy alta…

Siempre se está comparando su proceso con el de Bielsa.
Claro, y es injusto, porque eso ya pasó y nada sacamos con paralelos que no llevan a nada. Bielsa lo hizo bien, qué duda cabe. De hecho, clasificó al equipo segundo en la tabla sudamericana para Sudáfrica, pero era otro tiempo y otros jugadores, por más que haya nombres que se repiten en uno y otro proceso. Yo recuerdo que, para el Mundial de Francia, en cada partido nos jugábamos la vida, porque era la gran posibilidad de volver a jugar un Mundial después de dieciséis años. Es posible que ahora varios muchachos estén viviendo el relajo de luchar por una clasificación que ya lograron. Te repito: no es que carezcan de interés, ni que se cuiden para no lesionarse y perder terreno en sus equipos, pero a veces la actitud no es la misma.

¿A ti te pasó?
Yo siempre jugué igual, compadre. Como nunca fui un exquisito, sabía que si no corría y no metía podía pasarlo mal. Pero es indudable que, cuando un equipo alcanza un logro largamente deseado, generalmente se produce un bajón. Es de esperar que los cabros entiendan que, para llegar a Brasil, hay que dejar el alma en cada partido. La clasificatoria es muy pareja. No estando Brasil, Argentina es la única Selección que está unos peldaños más arriba. Del resto, cualquiera le gana a cualquiera.

De los jugadores actuales, ¿hay alguno que se parezca a ti, ya sea por actitud o temperamento?
Yo me siento identificado con Medel. Me encanta cómo juega y la fuerza que pone en cada jugada. Pero no puede ser tan gil de hacerse expulsar al cuete. Lo que hizo frente a los colombianos fue imperdonable. Era el mejor jugador del equipo y se hace echar por un manotacito. Que el negro (Perea) le puso color, no cabe duda, pero el Gary debe saber que ese teatro sirve para dejar al equipo rival en inferioridad numérica. ¿Cómo fue tan gil de caer en esa provocación sabiendo que los rivales, que ya lo conocen, lo van a buscar? Por último, hubiera dado una chuleta como las que pegaba Marguitas (ja, ja).

Aparte de que según tú tal vez ya no exista el hambre del anterior proceso, ¿qué falencia le ves al equipo?
A la Roja le falta un huevón como el Mago Valdivia. Un conductor notable, que no en vano es capaz de brillar ahí donde juegan los mejores del mundo. Es un jugador distinto del que no nos podemos dar el lujo de prescindir.

De los castigados del bautizazo, siempre quedó la impresión que era el que menos posibilidades tenía de volver a la Roja.
Claro, porque habló varias cabezas de pescado. Pero en bien del fútbol chileno, en pro de ese objetivo de llegar a Brasil, pienso que el Bichi debiera hacer de tripas corazón y convocarlo nomás. Que el huevón es desordenado, qué duda cabe, pero mientras rinda, juegue bien y haga jugar a los delanteros, ¿qué tanto? El fútbol está lleno de ejemplos de pelusones, lachos, fiesteros y curagüillas que podían pasarlo chancho, pero llegado el partido la rompían igual. Oye, si en el fútbol nuestro jugadores como ese loco no salen a cada rato…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo