Juan Gonzalo Lorca: "Colo Colo me cortó las alas"

El delantero vive un gran momento en el Deportivo Quito, a pesar de todas las complicaciones económicas del club.

Por

Imagen foto_0000000220121011081139.jpg
Lorca nunca se consolidó en Colo Colo. (Foto: Photosport)

Por Raúl Toledo, enviado especial a Quito

Se le ve distinto, diferente y siempre preocupado de Chile. Se nota que está contento con su esposa y sus dos hijos. Un tipo maduro, sereno, que sabe lo que quiere, pero que, a pesar del tiempo, aún tiene una espinita clavada: su abrupta salida de Colo Colo. Lentamente, Juan Gonzalo Lorca empieza a dejar un legado en el Deportivo Quito, uno de los elencos más importantes de la liga ecuatoriana. El delantero es una de las cartas fijas para Rubén Darío Insúa y su presente es promisorio en el torneo local y la Copa Sudaméricana, donde lleva dos goles y ha sido elegido en un par de oportunidades como el mejor hombre del partido.  Tiene claras sus metas y sus convicciones tras intermitentes pasos en el Vitesse de Holanda y en el Boulogne de Francia, donde cogió experiencia y vivió situaciones que lo marcaron en su vida. (ver notas al margen)

Llegó en el segundo semestre desde Santiago Wanderers, donde no logró consagrarse y tomó la opción ofrecida desde Ecuador. Nelson Acosta lo trajo hasta la Academia, pero el DT tuvo problemas con la directiva y se fue sin pena ni gloria. “Me dio mucha tristeza lo de Nelson, porque él fue el que me trajo hasta acá. Hubo un par de líos y él siempre me respaldó. Le agradezco por la oportunidad y lo importante es que estoy rindiendo acá”, esbozó.

Juan Gonzalo… ¿Qué motivó a que viniera a probar suerte a Ecuador?

Acosta asumió en el club y como tenía una clausula de salida en Wanderers tomé esa opción. El técnico me llamó y siempre es lindo poder salir del país a buscar otros horizontes. Lo que más me motivó era el hecho de jugar una copa internacional como la Sudamericana, que cada día tiene más prestigio en el continente y en el mundo. Nos ha ido bien, en el torneo estamos tomando fuerza y me gustaría consagrarme bien acá en el club.

¿El cambio fue muy grande de Valparaíso a Quito?

Más que cambio futbolístico me costó asimilar de jugar en altura. Nunca había estado tanto tiempo en esa condición, a pesar que estuve en lugares más complejos como Calama y Potosí. Al principio me sentí muy mal  y me costó mucho. Luego, empecé a tomar ritmo, confianza y eso es vital para asumir un desafío grande como éste.

¿Cómo es el fútbol ecuatoriano?

Es una competición que ha ido creciendo con el paso del tiempo. Un ejemplo claro está en la Sudamericana: tienen a los cuatro equipos más importantes de país y han pasado todas las rondas. Ahí queda demostrado que les ha ido bien. En las Clasificatorias también.  Es un fútbol que amenaza bastante a las otras ligas del continente.

¿Cómo fue la situación de Nelson Acosta?

Fue un momento difícil para mí. Porque todos sabemos que si te trae un técnico vas a tener la posibilidad de mostrarte en otro medio, pero la directiva lo despidió y hubo mucha tensión. Estuve preocupado porque no sabía qué pasaría conmigo, pero la dirigencia nos respaldó a los que llegamos con él y nos afirmaron que no debíamos sentirnos culpables, todo lo contrario. Nos entregaron la confianza y acá estamos preocupados sólo de hacer bien las cosas.

Se nota que es un jugador mucho más maduro.

Me siento así y he aprendido del fútbol, del camarín, de los compañeros y de la vida. Todo lo que lleva salir fuera del país te hace madurar, de cómo plantearte en otras situaciones y tú evolucionas diariamente como persona y jugador. Cuando uno es joven sólo piensa en jugar, hacer goles, pero deja de lado otras cosas. Uno se da cuenta que hace cosas a tontas y a locas, pero con el tiempo uno está más reflexivo y creo que vivo un buen momento en todo sentido.

¿Por qué crees que nunca te pudiste afirmar bien en Colo Colo?

(Piensa un rato) En algunos equipos como O’Higgins y Huachipato me tocó jugar harto, pero no así en Colo Colo. Tuve mucha mala suerte, tuve pocas oportunidades y cuando lo hice creo que respondí. Marqué algunos goles pero no lo suficiente para convencer a los técnicos. Antes de irme a Holanda jugué duelos importantes, pero creo que no bastó.  La gente, el hincha me quería, pero el resto creo que no. Tengo esa espinita clavada que pude haber dado más.

¿Sientes que pudiste dar más en Pedrero?

Sí, lógico. Tuve mala suerte con los entrenadores y con los dirigentes, que no me bancaron mucho jugando. Eso fue lo que me pasó la cuenta. Algunos técnicos traían a sus jugadores y los utilizaban. Yo fui quedando relegado y no pude despegar como quisiera.

¿Crees que Colo Colo abusó de traer extranjeros sin recorrido en la ofensiva?

Me parece que sí. En el 2006, Colo Colo les dio tiraje a sus jugadores y aprovechó lo que formó como Bravo, Fierro, Valdivia, Vidal y Matías. Se nota que venían de abajo, sabían lo que era Colo Colo, amaban a la institución y siempre dieron todo. No así con algunos extranjeros que les daba lo mismo. Nunca se dieron cuenta al club que llegaron hasta que se fueron sin dejar nada. Incluso creo que eso complicó a la institución, que empezó a invertir sin recibir nada.

¿Qué sientes por la institución en este minuto?

Creo que uno va perdiendo el amor al club y ya no es lo mismo que cuando era pequeño. Uno se imagina otras cosas cuando llega a ser jugador profesional y no estar en el equipo por distintas razones como problemas con los dirigentes y esas cosas producen que uno se desencante totalmente.

¿Con quién tuviste el problema y cómo fue?

Durante tres semanas, luego de volver de mi paso por Holanda, la directiva me aseguró que mi pase no había llegado desde el Vittesse. En ese tiempo estaba Luis Baquedano en el club y la verdad me la dijo Sabino Aguad, quien me afirmó que el transfer estaba dos semanas antes de arrancar el torneo. Creo que de parte de la directiva no hubo mala leche, pero en ese momento se portaron mal conmigo y pienso que hubiese sido un buen aporte a la institución.

¿Volverías a Colo Colo luego de lo que has pasado?

Uno nunca puede desconocer del lugar de donde viene y no le cierro las puertas. Aprendí muchas cosas y forjé muchas cosas en Colo Colo. En algún momento pasaron cosas malas para mí y la gente se enojó en algún momento por lo que dije, pero ahora me da lo mismo porque estoy triunfando en Deportivo Quito. Creo que en el club me cortaron las alas para seguir despegando.

¿Cómo te ves en el futuro?

Me gustaría regresar a Europa, estar bien, ganando algún título ojalá ahora con Deportivo Quito en la Copa Sudamericana. Pienso en hacer las cosas lo mejor posible y todo llegará por sí solo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo