La amarga trastienda del Ecuador-Chile: Hasta el himno nacional sufrió

La canción nacional tuvo una estrofa, el locutor del estadio no se sabía los nombres de los jugadores y Jadue la pasó malo junto a sus colaboradores.

Por

Imagen foto_0000000120121012181828.jpg
La formación de Chile para la foto. Antes, cantaron sólo la primera estrofa del himno nacional. / Crédito: Agencia Uno.

Himno cortado
A la hora de entonar la canción nacional chilena, el público dejó sentir su hostilidad y por ello se decidió cortar el himno en la segunda estrofa.

Bellezas por doquier
Las periodistas ecuatorianas llegaron con sus camisetas al pupitre de prensa y se robaron todas las miradas. Su simpatía dejó a más de algún reportero chileno con el corazón roto.

Vidal: el Karateca
Arturo Vidal frenó de todas las maneras a los volantes de Ecuador. Dos veces trancó con movimientos de Karate Kid a Joao Rojas, luego se tiro de frente para evitar el paso de Luis Saritama. Y además, el volante de Juventus le pegó un pelotazo al DT local, Reinaldo Rueda.

Lágrimas por doquier
Los chilenos sintieron estar lejos de su casa. A la hora de escuchar el himno, los hinchas apostados en la tribuna oficial lloraron y entonaron la canción con sus manos en el pecho.

Todos sufrieron en el palco Vip
El palco número seis fue el lugar donde Sergio Jadue, presidente de la Anfp, vio el partido en compañía de sus asesores Cristián Varela y Nibaldo Jaque. Todos ellos se tomaron varias veces la cabeza y no pudieron creer la expulsión de Pablo Contreras.

Cuando tapó el penal Pinto hubo segundos de alegría, pero todo quedó en nada con la segunda diana de Caicedo. También estuvo presente el timonel de Colo Colo, Carlos Tapia.

“No hay tiempo que perder”

Luego del partido con Ecuador, Chile tomó rumbo al país para pensar de lleno en el lance con Argentina, programado para el martes a las 21:05 horas en el Nacional. “No hay tiempo que perder. Es un duelo complicado y debemos trabajar para estar en los primeros lugares”, esbozó Sergio Jadue. Respecto al amistoso con Serbia en Saint Gallen, el mandamás aseguró que “hace un mes lo teníamos abrochado y es un buen rival para medirnos”.

“Sí se puede, sí se puede”

La frase ecuatoriana apareció cada vez que el equipo local anduvo bajo. En el marcador apareció una docena de ocasiones, mientras que el tema sonó en el entretiempo durante 15 minutos.

Le costó pronunciarlos y escribirlos

El locutor del Atahualpa tuvo dos problemas con los apellidos chilenos: Beausejour y Seymour. Además, la prensa local tampoco supo como pronunciar ambos apellidos y menos escribirlos.

Burlas por doquier

La barra de Ecuador fustigó todo el tiempo a los chilenos. También entonaron el clásico “El que no salta es chileno…..”. Al final, los barristas empezaron a gritar ole, ole, ole cuando tocaban el balón en los últimos metros. En la expulsión de Vidal, todos empezaron a gritar contra el volante y muchos hinchas de la Tricolor empezaron a decir a Jadue y compañia “que triunfo, ah, que triunfo”. Sólo hubo lamentos en la directiva chilena.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo