Llegó el día: El juramento en la Roja fue ganar por el Bichi Borghi

Los jugadores saben que malos resultados en esta fecha doble dejan al DT de la Roja en la cuerda floja.

Por

Imagen foto_0000000120121012072044.jpg
Los jugadores quieren respaldar al Bichi en la cancha. (Foto: Lauzan)

Por Raúl Toledo, enviado especial a Quito

La Roja tiene claro que un triunfo hoy ante Ecuador la mete otra vez en carrera por el Mundial de Brasil. El plantel se prometió dar todo en el campo. Además, el DT declinó de utilizar cuatro en el fondo y también dialogó varias veces con Mark González para que intentara arrancar en el once inicial.

Fue una promesa realizada por cada uno de los 29 profesionales que están en la Roja de Todos. El equipo tiene un solo objetivo: ganar por Claudio Borghi y por seguir batallando por llegar al segundo Mundial en forma consecutiva. Algunos de los más experimentados como Matías Fernández, quien debuta hoy como capitán, Mauricio Isla, Gary Medel y Pablo Contreras están concentrados en el cotejo y, de paso, en dejar todo en la cancha para olvidar un poco el dolor del adiestrador nacional. El estratega chileno tendrá que ver –junto a toda la plana mayor de la Anfp- el partido en un palco en el Atahualpa de Quito.

Arengas constantes, diálogos entre varios integrantes aseguran que se conversó sobre el cotejo ante los del Guayas. “Están todos motivados, ilusionados en hacer algo grande. Todo depende de nosotros y queremos salir adelante”, aseguró uno de los integrantes del equipo.

También, el delantero Sebastián Pinto, quien estará en la banca en el recinto quiteño, dejó entrever que sí pueden revertir la mala imagen dejada ante Colombia, en la pasada jornada. “El optimismo está bien es el mejor y son ustedes los que piensan que no estamos bien. La alegría está, el grupo está bien más allá de las bajas que podamos tener y vamos a sacar adelante el partido. Estamos pensando en positivo”, aseguró el Tanque.

La promesa es dar un giro de 180 grados a la fatal historia del duelo frente a los cafeteros y, de paso, borrar la paupérrima actuación desarrollada el 15 de agosto pasado en New York ante los ecuatorianos. “Tenemos que tratar de cambiar la historia ante Ecuador. Hay que salir los primeros minutos con todo, manejar la pelota rápido y esperar atacar cuando se abran espacios”, adicionó el ariete del Bursaspor.

Ayer, en la Casa Blanca de la LDU, el plantel realizó  la última práctica intensa en suelo quiteño. Al inicio de la jornada, Borghi arrancó con una zaga de cuatro hombres con Osvaldo González por la diestra, Contreras y Marcos González como centrales y el Negro Jara por la izquierda. Sin embargo, la fórmula no convenció al DT de Chile, quien optó por mantener su estilo fiel de tres jugadores en el fondo. También, en varios momentos, el entrenador del Equipo de Todos dialogó intensamente con Mark González, para que él asumiera el rol titular en el mediocampo. Sin embargo, el jugador del Cska de Moscú aseguró que no está preparado para ingresar desde el arranque.

También, varios remates al pórtico, donde Miguel Pinto se lució y demostró que está preparado para atajar hoy en el mítico Atahualpa. Los bloques fueron los más importantes, donde la defensa es la principal preocupación para Borghi. El mensaje entregado fue tener cuidado con Christian Benítez y Felipe Caicedo y para los mediocampistas frenar la impetuosa arremetida de Christian Noboa.

Ayer por la tarde, la Roja reconoció el recinto que tendrá a 33 mil personas en las aposentadurías. La cancha se encuentra en buen estado, pero tiene algunos ripios en los costados. Están todos los dados jugados. En los 90 minutos se va a definir la suerte de la Roja. Todo está oleado y sacramentado. Lo único que esperan es no romper la promesa.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo