Lo bueno y lo malo de la Roja en cinco definiciones

La Selección mejoró, pero no bastó. Chile quedó sexto, aunque mostró una cara bastante mejorada.

Por

Imagen foto_0000000220121017102108.jpg
Mark González demostró que puede ser una opción válida para Borghi. Crédito: Agencia UNO

Falta de finiquito
Era un partido que debía rozar la perfección y donde se tenían que aprovechar las ocasiones, pero se falló en la puntada final. En los primeros 15 minutos Chile gozó de tres ocasiones claras de gol que no pudo concretar y eso se pagó caro.

Nuevo esquema
Una de las conclusiones positivas fue que Borghi por fin se dio cuenta que también se puede jugar con línea de cuatro en el fondo. Hoy la Roja se vio mejor con esta nueva disposición táctica y pese a la derrota, se mejoró de manera ostensible.

Nuevos nombres
Mark González demostró ante Ecuador y Argentina que puede ser una alternativa por la banda izquierda y que su poca contiunuidad no es un problema. Otros que salieron ganando en esta magra doble jornada fueron Eduardo Vargas, quien mostró ganas y movilidad para pelear la titularidad. Felipe Gutiérrez también sumó puntos para tener mayor ptotagonismo.

Jerarquía albiceleste
Se sabía que los delanteros transandinos eran de temer y lo demostraron. Cuando mejor jugaba Chile, Messi anotó un golazo y luego Higuaín dejó en claro que perdonar en el área no es lo de ellos.

Falta bastante para tener una defensa que entregue solidez y que no se complique muchas veces con errores propios.

Amor propio
Se notó un equipo diferente, salieron con otra actitud y eso casi les trajo réditos. La Roja se vio golpeada en su orgullo y ante los mejores de las Clasificatorias pudieron demostrar que la mala imagen mostrada en los últimos partidos puede revertirse. El juramento que hicieron los jugadores para salvar a Borghi no tuvo buenos resultados en cuanto al marcador, pero sí se notó un equipo diferente que por fin pareció despertar de una larga siesta.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo