Entrevista con Bonvallet: "A Sánchez lo saco de la Selección"

El auto denominado Gurú cree que Borghi cometió el grave error de sentirse amigo de los jugadores.

Por

Imagen foto_0000000120121029090001.jpg
Bonvallet le pide a Borghi un cambio de switch en caso de seguir en la Roja. Crédito: Ricardo Ramírez.

Por Eduardo Bruna (1ª parte)

“Yo creo que lo de Borghi no es un capítulo cerrado. Pienso que él debiera dar un paso al costado, porque se nota que está sufriendo en el cargo. Si no lo hace, pienso que es sólo porque no quiere dejar tirado a su equipo de colaboradores, pero no descarto que de continuar los malos resultados sea la Anfp la que tome una decisión que, creo, ya ha sido más de una vez analizada”.

Es Eduardo Bonvallet, con menos virulencia que antes aunque con la misma fuerza en sus convicciones. Sin el micrófono diario con el que antes arremetía contra todos, pero también más mesurado y mucho menos intransigente, el Gurú se confiesa preocupado “porque la Selección lleva tres partidos sin cosechar un miserable punto y, lo que es peor, jugando pésimo”.

Para él, “lo que parecía una clasificatoria papita p´al loro se está complicando más de la cuenta. Ausente Brasil, sólo Argentina está claramente por sobre el resto, pero así como está jugando la Roja estamos condenados al fracaso. Yo sigo teniendo fe,  siempre y cuando Borghi –de seguir al mando- entienda que debe cambiar el switch y dejar de pensar como pensaba cuando era futbolista. Creo que aún es posible meterse entre los cuatro primeros, aunque en el peor de los casos llegar quintos también nos asegura un repechaje que es la papa. Porque si jugando contra países que en el gran mundo futbolístico no existen, como Omán, Kuwait y algún otro, no hacemos la diferencia, ¿a qué vamos a ir a un Mundial entonces?”.

¿Por qué para ti es vital que Borghi cambie el switch?
Por lo que te decía: él es un muy buen hombre y eso se nota, pero sigue pensando como futbolista y ha cometido el error, a mi juicio, de confiar demasiado en sus jugadores. Cree que tratándolos bien, en un plano incluso de amistad y compañerismo, éstos le van a responder, que se van a romper enteros por él, pero está visto que eso en Chile no ha funcionado nunca. Porque al jugador chileno tú le das la mano y te agarra el codo. Menos ahora, que la Selección está llena de ´new rich’…

¿Y eso que significa?
Para graficarlo, un jugador argentino puede ganar 5 millones de dólares al año, pero eso no va a apagar su hambre de gloria. El jugador chileno gana esos mismos 5 millones y está hecho. La gloria, salvo excepciones, no le interesa a nadie. Con tipos así se impone una conducción distinta, de mano dura si es preciso.

Para ti Borghi es demasiado permisivo.
No sé si permisivo sea la palabra, pero si los jugadores vienen por cinco días, que los cinco días estén concentrados. ¿Es mucho el sacrificio? Es impresentable que después de perder en Quito sin pena ni gloria, y previo a enfrentar a Argentina, Borghi les diera una tarde libre. Como si jugaran tan bien, como si la defensa no fuera el flan que ha sido en todas estas clasificatorias. Que entrenen, que practiquen pelotas aéreas hasta quedar chatos. Si después ganan, que hagan lo que quieran. Hasta yo me ofrezco para conseguir las minas.

¿En qué momento te entraron las dudas con esta Roja?
En la Copa América, durante ese partido contra los venezolanos, en que dejamos ir una gran oportunidad de habernos metido en semifinales. ¿Viste como el zaguero central grandote, Vizcarrondo, les ganó todas las pelotas aéreas? Yo no puedo creer que Borghi no se hubiera percatado, como tampoco puedo creer que al respecto no haya dado instrucciones. ¿Y qué pasó? Que el tipo siguió ganándoles todo el partido. Tengo que deducir que no le hicieron caso al técnico, y cuando pasa eso, es que estamos mal nomás.

¿Qué es lo que más te preocupa del equipo?
La parte defensiva. No en vano somos el equipo más goleado de estas clasificatorias. Y a Borghi dele con jugar con línea de tres. Si tenís los jugadores para eso, está bien, pero si no, ¡juega con línea de cuatro, viejo…!. Con nosotros todos se han hecho el pino.

¿Te da cierta esperanza el partido que la Selección le hizo a Argentina en esos primeros minutos?
Es que no vale jugar bien veinte o veinticinco minutos si los partidos duran 90 más los descuentos. No sirve de nada. Te creo hubieran sido 70, pero veinticinco minutos es menos de la mitad y eso en la alta competencia no sirve de nada, menos contra Argentina, que si no le haces un gol cuando pudiste después te vacuna sin asco y a otra cosa, como ocurrió.

Nos faltó un goleador…
Claro, pero también nos sobró Alexis Sánchez.

¿Cómo así?
Si yo fuera el técnico, lo habría sacado que rato del equipo. No desborda, no habilita, se enreda. No está nomás. En Barcelona anda igual y ya le están pasando la cuenta, pero como acá la abundancia de buenos jugadores no es mucha, lo mantenemos pese a todo. Para mí en este momento sería más importante Eduardo Vargas.

Tal vez porque jugadores como él en cualquier momento aparecen…
Por eso mismo. Como te dije: si yo fuera el entrenador, lo saco del equipo. Te apuesto que, cuando lo pusiera de nuevo, me anota un par de goles.

Aparte de la defensa, de la permisividad de Borghi, ¿qué más te preocupa?
La falta de autocrítica. Borghi dijo que él lo estaba haciendo bien, y no es cierto. Si lo estuviera haciendo bien estaríamos en zona de clasificación. Y esa mentalidad se traspasa a Vera, que tras la derrota en Ecuador dijo que aún nos faltaban cinco partidos en casa. Bueno, ya nos quedan cuatro nomás y seguimos donde mismo. Y ojo, que en marzo vienen dos partidos durísimos. Perú se puede permitir perder con cualquiera, menos con Chile, y además es un equipo al que claramente Markarián le ha sacado ritmo. Para mí, Perú ha tenido mala suerte. Debió ganarle a Argentina en Lima y fue empate, y perdió con Colombia pudiendo haber ganado. El día que Markarián pueda contar con Vargas, Farfán, Guerrero y Pizarro todos juntos en su equipo le puede pintar la cara a cualquiera.

El partido que viene en casa es frente a Uruguay.
Nada menos. Un Uruguay que tiene a Cáceres, Godín, Lugano, Cavani, Forlán y Suárez, entre otros. Que venga Suárez solo ya es motivo de preocupación. Nos tiene de caseros. Ve camisetas rojas al frente y se vuelve loco haciendo goles. A Uruguay nunca ha sido fácil ganarle, ni siquiera en Santiago, y menos este equipo nuestro que anda a los tumbos.

¿Cómo se explica entonces tu fe en que podemos clasificar?
En que tenemos jugadores para eso. Sólo falta que Borghi los haga trabajar como locos y se deje de darles chipe libre por cualquier cosa, porque está probado que así las cosas no funcionan. Y no esperemos ese partido contra Serbia. Hay que comenzar a ponerse las pilitas ahora mismo. Pero si no quedamos entre los cuatro primeros, el repechaje nos va a salvar. Porque los posibles rivales son todos muy, muy malos. No nos pueden ganar. Salvo que traigan a Valdivia y a Villanueva de parche, disfrazados con un turbante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo