Las figuras que comandaron a San Marcos de Arica en su retorno a la primera división

Joel Estay fue el goleador del equipo y aportó con 17 dianas a lo largo del año. El delantero fue acompañado por Piña, Contreras y la solidez en el arco de Carrizo.

Por

Imagen foto_0000000220121104155900.jpg
Joel Estay fue desequilibrante en los ariqueños, pese a las lesiones / Crédito: Agencia UNO.

San Marcos logro su retorno a la división de honor luego de 27 años de ausencia. En una emocionante definición, los ariqueños vencieron a Concepción y se consagraron campeones de la Primera B, quedando en el primer lugar de la tabla anual.

El conjunto dirigido por Luis Marcoleta fue el más regular del torneo y, además de la tabla anual, también se quedo con el torneo de Apertura y Clausura. En el año, Arica sumó un total de 71 puntos y sacó cinco de ventaja a Barnechea.

Los del norte del país sumaron 20 partidos ganados en 38 encuentros, igualaron 11 y perdieron sólo 7 a lo largo del año. Además, San Marcos fue el segundo equipo que recibió menos goles: le marcaron en 42 ocasiones e hizo 64 tantos, quedando con una diferencia a favor de 22 tantos, la mejor del torneo.

Las figuras que destacaron en San Marcos de Arica

El conjunto de Arica jugará el próximo año la división de honor del fútbol chileno y espera mantener a los pilares de su equipo. Dentro de las figuras del conjunto ariqueño, destaca Joel Estay.

Pese a las lesiones que sufrió a lo largo del año, el delantero fue desequilibrante en el ascenso obtenido por San Marcos de Arica. Estay marcó 17 goles a lo largo del año y se convirtió en el máximo artillero de su equipo. El ex Ñublense siempre inquietó a las defensas rivales y se matriculó con 10 tantos en el Apertura y siete en el Clausura.

Sin embargo, el ariete siempre fue apoyado por su mediocampo, donde destacó Nestor Contreras. Pese a que marcó 6 goles en el Clausura, la labor del volante no era la de convertir goles, sino que ordenar al equipo y ser el motor en la mitad de la cancha. El jugador proveniente de Deportes Iquique se encargó del trabajo defensivo del mediocampo y también comandó el ataque del cuadro de San Marcos. Uno de los principales valores que tuvo el conjunto de Marcoleta.

El trabajo de Estay en delantera y Nestor Contreras en el mediocampo no podría haber sido efectivo si no era apoyado por la zona defensiva. En la última línea de San Marcos destacó el arquero del equipo: Pedro Carrizo. El ex Antofagasta mostró corazón bajo los tres palos y en muchos partidos se convirtió en figura. Carrizo le dio tranquilidad a su defensa y la transmitió al equipo. La marca de goles en contra que recibió demuestra el buen trabajo que tuvo a lo largo del año.

San Marcos de Arica tuvo un caso especial y fue el de Francisco Piña. El jugador proveniente de Unión La Calera entró muchas veces desde el banco y fue fundamental. Piña consiguió 6 goles y fue el segundo máximo artillero de los ariqueños.


Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo