El nuevo técnico de la U tendrá varios millones para volver a los títulos

En Azul Azul proyectaron un gasto de US$ 5 millones para nuevos jugadores. Además, quien llegue tendrá que "revivir" a dos figuras.

Por

Imagen foto_0000000220121126134920.jpg
Ubilla y Videla llegaron este semestre a la U y el próximo año buscarán consagrarse. / Agencia Uno.

Universidad de Chile definió hace rato un presupuesto de cinco millones de dólares para contratar jugadores para la temporada 2013, eso sí, con Jorge Sampaoli en la banca. Las circunstancias han cambiado en los últimos días: el casildense asumirá en la selección chilena y el equipo quedó eliminado sorpresivamente en los cuartos de final del Torneo de Clausura.

En el actual contexto, ¿cambian los planes de Azul Azul en materia de inversión? En principio, no. La idea de la concesionaria es mantener el estatus internacional del club y para eso están buscando un técnico de renombre o que sea capaz de mantener la estructura que dejó Sampaoli.

De los candidatos que han sonado, el argentino Darío Franco aparece con una ventaja comparativa ante la “bajada” de Gerardo Martino y Eduardo Berizzo: es un seguidor de la filosofía de Marcelo Bielsa y su trabajo goza de una amplia proyección. Sin ser el que más brilla, se ajusta a lo que quiere la U, tal como sucedió con la llegada de un “desconocido” Jorge Sampaoli a comienzos de 2011.

El técnico que tome la posta de Sampaoli en la U tendrá, entonces, la misión de mantener la fórmula ganadora. Y para eso tendrá un presupuesto de cinco millones de dólares, el más alto por lejos del fútbol chileno, para reforzar un plantel que puede perder a algunas de sus figuras: Johnny Herrera, José Rojas, Charles Aránguiz y Gustavo Lorenzetti.

El sucesor de Sampaoli, además, tendrá la opción de aprovechar mejor las contrataciones que hizo Azul Azul a mediados de este año (más de cinco millones de dólares). Entre ellos, el nombre más claro es el de Luciano Civelli, quien no ha existido para la U en todo el semestre.

El caso de Ezequiel Videla también es particular. Recién estaba tomando ritmo y se lesionó. No jugará hasta el próximo año y será el nuevo DT quien podrá sacarle real provecho. Otra ventaja para Darío Franco, porque lo dirigió en Instituto de Córdoba.

Antes del adiós de Sampaoli, los puestos prioritarios para reforzar eran un un defensa central, un volante de creación, un puntero izquierdo y un centrodelantero. Incluso hay nombres. Julio Barroso y Damián Ledesma para la zaga; Ramón Fernández, como “10”; César Cortés, como como wing; y Milton Caraglio y Braian Rodríguez, en delantera.

¿Cambiarán las prioridades con el nuevo director de orquesta? La respuesta se conocerá en las próximas semanas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo