Los números que permiten soñar a la UC ante Sao Paulo

Tras la final del 93, la UC ha sabido darles pelea a los equipos brasileños que ha enfrentado.

Por

Imagen foto_0000000320121126075734.jpg

Por Demid Herrera

Los números han sido lapidarios. La historia del fútbol chileno ha estado marcada por humillaciones cuando se ha tratado de enfrentar a equipos brasileños, un historial de partidos que están en lo que no queremos recordar de nuestra historia pelotera.

El 7-0 sufrido por la U frente a Flamengo en la Mercosur de 1999, el 6-0 que recibió Cobreloa por la Libertadores del año 2000 de parte de Atlético Mineiro o el 6-1 que le propinó Cruzeiro a Colo Colo en la Supercopa de 1993 son ejemplos vivos de una historia con pocas sonrisas frente a escuadras de Brasil, pero  en la que Universidad Católica puede decir que es el que escapa a la norma.

Más allá de la recordada espina por la final de la Libertadores del 93, donde la UC cayó por 5-1 ante Sao Paulo en la ida y no le alcanzó con el 2-0 de la vuelta, desde ahí hasta el presente los cruzados se han medido en cinco oportunidades con rivales de Brasil y las tres clasificaciones conseguidas hablan de un balance positivo.

Una de aquellas historias fue la que se escribió en la Libertadores del 2002, cuando Católica metió ruido derrotando 3-1 a Flamengo como visitante en lo que sería la primera victoria cruzada en dicho país, sin embargo los octavos de final fue la última estación de esa UC, que tras empatar 1-1 en ambos duelos, perdió por penales con Sao Caetano, a la postre finalista de dicha edición de la Copa.

Nueve pasarían para que Católica volviera a jugar una llave eliminatoria de este certamen. Gremio fue el rival el 2011 y el 2-1 de la ida con una magistral actuación de Lucas Pratto fue suficiente para ratificar en Santiago con un 1-0 y meterse en cuartos.

La Copa Sudamericana en tanto registra tres llaves de definición para los de la franja, siendo la primera frente a Fluminense, donde el gol del Chueco Ponce en la derrota 2-1 en Rio de Janeiro fue clave y le dio valor al 2-0 en San Carlos para llegar a la semifinal del 2005.

Tres años después, Católica empató 1-1 en casa frente a Internacional con gol de Sebastián Barrientos, una promesa de ese entonces que tuvo que retirarse del futbol tiempo después por problemas al corazón y el 0-0 en Porto Alegre no alcanzó, quedando fuera por el gol de visitante.
La última experiencia en la Sudamericana data de octubre pasado, cuando el 2-0 en Chile y el 1-3 en Brasil alcanzó para pasar a Goianiense y empezar a soñar en serio con la Copa. Un sueño que tiene su próxima estación este miércoles en el Morumbí y que pese a que en el papel buscan una hazaña, la UC ya supo de ellas allá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo