La joya azul que quiere regresar a su casa para ser el mejor del fútbol chileno

Nicolás Maturana después de su extraordinaria campaña en Barnechea debe retornar a casa. La U tiene la última palabra sobre su destino el próximo año. Él, mete presión.

Por

Imagen foto_0000000120121221071343.jpg
El Nico jugando por la Sub 20. (Foto: Agencia Uno)

Por Rafael Verdugo

No ha tenido vacaciones ni tampoco las tendrá. El Nico no conocerá el descanso, ya que durante todo diciembre debe estar en Juan Pinto Durán junto a la Sub 20. Su mente y fuerzas, tras realizar una notable temporada en Barnechea siendo una de las figuras que casi le entrega el ascenso a Primera, están en dos objetivos: recuperarse lo más pronto de su lesión en el tobillo para llegar bien al Sudamericano en Argentina y la otra, definir su futuro que por ahora está en manos del cuadro que lo formó, la U. Ahora, más autocrítico y maduro, espera arreglar lo mejor para su promisoria carrera.

¿Como te lesionaste y qué tal va la recuperación?

Me lesioné el tobillo contra Ñublense. Cuando jugamos la liguilla no lo hice muy bien, de hecho estuve en cancha sólo un partido. Sufrí una fractura al mediopié y me quedan siete días más de trabajos recuperativos. Llegaría justo para el Sudamericano, si me llevan (risas).

¿Cómo fue la experiencia de jugar en la B?

Para el juego mío era difícil, porque hay defensas que pegan muchas patadas. Es un fútbol más físico, más agresivo y fuerte. Jugué los minutos que necesitaba y me sirvió para agarrar confianza.

De todo lo que viviste este 2012. ¿Con qué te quedarías?

Con el segundo semestre, porque fue todo perfecto, goleador en la gira de Europa y en Barnechea jugué muy bien.

Tuvieron dos oportunidades para subir a Primera… ¿Qué le faltó a Barnechea?

Creo que un poco de madurez y jerarquía con respecto a otros equipos y se notó. Por ejemplo cuando fuimos a El Salvador.

Como un jugador formado en Universidad de Chile…¿Te dolió desde afuera observar a otros compañeros tuyos jugar en el primer equipo?

Sí, bastante. El ver que tenían chances de jugar, siendo que cuando chicos todos queríamos eso, como el Chinito Martínez, Igor, Duma. Yo estoy feliz por ellos, pero no escondo que igual me sentí un poco frustrado. Pienso que no tuve tantas oportunidades como ellos. Jugué varios partidos en la U y creo que lo hice muy bien, pero por problemas extra futbolísticos me tuve que ir.

¿Cuáles fueron? ¿Con la directiva?

No tanto con la dirigencia, sino que me mandé bastantes embarradas fuera de la cancha, no iba a entrenar o me quedaba dormido y eso me pasó la cuenta.

¿Aprendiste la lección?

Sí, por supuesto. Tengo que cuidarme, a la larga son mis piernas las que me dan de comer todos los días.

Picha abajo y sigue leyendo la entrevista.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo