Columna de la UC: La grandeza no duerme con los peces

Las negociaciones de pases ponen en evidencia a aliados y rivales, tema que cita @columnaderazta en una nueva edición del Blog del Hincha Cruzado

Por

Imagen foto_0000000220121222111800.jpg
Jaime Estévez, presidente de Cruzados SADP / Foto: Agencia UNO

Por @columnaderazta

cducatolica.com

columnaderazta.cl

No hay certeza de que Jaime Estévez y Luis Felipe Gazitúa, presidente y vicepresidente de Cruzados SADP respectivamente, dimensionaran el alcance de sus acciones cuando apoyaron la candidatura de Jorge Segovia a la presidencia de ANFP y luego de Sergio Jadue. Si sabían que ocurriría pusieron a Universidad Católica en un escenario de impunidad donde existe un todo vale en las negociaciones con jugadores. Anótese: intromisiones de autoridades, preacuerdos antes de que finalicen los torneos y negociaciones con el club rival mientras se disputa una llave eliminatoria, como deslizó Buljubasich sobre el caso Cereceda.

La urgencia por librarse de Mayne-Nicholls, partidario del reparto equitativo entre los clubes de los fondos generados por CDF, provocó que los clubes grandes se asociaran, tal como a fines de 1985 cuando -junto a otros clubes “disidentes”- se enfrentaron a Miguel Nasur fundando la “Liga Nacional”. Sin embargo, los fundamentos y el apoyo popular variaron en cada ocasión. En los 80 los hinchas valoraron esa rebeldía e incluso en 1988 –en el pináculo del descontento entre los clubes y la autoridad futbolera– repletaron Santa Laura en una jornada doble donde participaron cuatro clubes opositores a la asociación. La movida contra Mayne-Nicholls careció de apoyo mayoritario entre los hinchas, eso se reflejó en cartas al editor, gritos en el estadio, camisetas negras y otras manifestaciones.

Segovia, ahora investigado por irregularidades en la acreditación de la Universidad SEK y otras perlitas contables como la aparición de Unión Española entre los principales acreedores de la universidad, no era el hombre adecuado a la luz de los hechos. Peor aún: Estévez y Gazitúa -quien estuvo a punto de convertirse en vicepresidente de la directiva de Segovia en la ANFP según los medios– tampoco eligieron bien a sus asociados. Tal vez lo mismo podrían decir los otros de ellos, pero perfilemos la discusión exclusivamente desde el punto de vista de Cruzados SADP.

¿Cuánto tardó Azul Azul en sublevar a Marcos González a comienzos de 2011? La ausencia prolongada de González en entrenamientos y partidos amistosos dio lugar a una serie de especulaciones. Hablemos de un supuesto: si Cruzados SADP pensaba que González se hacía el lesionado mientras presionaba para irse debió dejarle entrenando en San Carlos en vez de entregárselo por un bajo monto a un rival directo. Quien no hizo ninguna suposición fue Yuraszeck, quien acusó veladamente al jugador de amenazarles con “lesionarse seguido” para irse a Brasil. A mediados de 2011, Estévez cometió el error de asociarse en la repartición de entradas para la final del Apertura con Federico Valdés, entonces presidente de Azul Azul. ¿A quién se le pasa por la cabeza irse al 50% en las entradas si terminas de local?

El episodio de Cereceda ya ha sido comentado brevemente: José María Buljubasich, declaró estar al tanto de negociaciones entre el rival de semifinales del Clausura 2011 y Cereceda, las cuales se habían producido entre cada partido. En el primer partido de la llave, Cereceda solicitó que lo sacaran por lesión antes de que fuera revisado en el entretiempo a falta de tres o cuatro minutos. Buljubasich declaró al respecto que una negociación en esas condiciones despertaba sospechas. Pese a la desconfianza sobre los procedimientos del rival, las respuestas y señales de Cruzados SADP seguían siendo débiles.

El 2012 tuvo una teleserie a ratos soporífera con el caso Meneses: El jugador se disgustó porque no le traspasaron a Azul Azul y terminó en un penoso periplo que lo trajo de vuelta en el segundo semestre de ese año tras un paso por el fútbol peruano. A diferencia de Cereceda, que era dueño de su pase, Meneses negoció con Azul Azul a espaldas de Cruzados SADP y pretendió desvincularse a través del autodespido. Ese mismo año Francisco Silva también fue pretendido por el tradicional adversario.

Recientemente, Yuraszeck volvió a la carga. Sus declaraciones en los últimos años consolidan la idea de que declaró una guerra futbolera sin cuartel tanto a Universidad Católica como Colo-Colo. El objeto de su deseo era Hans Martínez. Esta vez la respuesta de Cruzados SADP no fue protocolar, calificaron como “falta de respeto al jugador” la baja cantidad ofrecida por el pase. Despechado, Yuraszeck recordó el asunto de Álvaro Ramos, olvidando que fue Azul Azul quien ofreció 700 mil dólares por el 50% del jugador cuando Cruzados SADP lo tenía listo por 400 mil. Se lamentó por Ramos amargamente en un comunicado y paradojalmente se despidió aduciendo que “esto es sin llorar”.

Dos años para darse cuenta que uno de los socios contra Mayne-Nicholls eran sus enemigos, aún así no hay certeza de que los mandos superiores de la sociedad anónima hayan asumido que desde ahora nada será igual.

A Vito Corleone le bastó una noche para darse cuenta de que su verdadero oponente no era Tattaglia sino Barzini. Nuestro Barzini en términos futboleros es Yuraszeck y si Estévez o cualquier otro integrante del directorio no tiene los pantalones bien puestos para hacerle frente más vale que dé un paso al costado. Dime con quien andas y te diré quien eres.

Universidad Católica es grande por su historia, su hinchada y los jugadores del pasado y presente que comprenden la importancia de la camiseta, los demás pónganse a la altura. Nuestra grandeza nunca dormirá con los peces.

* Cristian Berríos, poeta y escritor, incluido en diversas antologías de narrativa y poesía. Fue finalista en Cuéntame Valparaíso 2010 y tercero en 2012.

LAS OPINIONES EXPRESADAS AQUÍ NO SON RESPONSABILIDAD DE EL GRÁFICO CHILE NI REPRESENTAN SU OPINIÓN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo