Columna de la UC: Las fiestas cruzadas

¿Qué esperaban los hinchas de la Franja para esta Navidad? @columnaderazta ensaya una respuesta en su nueva columna. Lee y comenta aquí.

Por

Imagen foto_0000000120121227110012.jpg
Diego Rojas, un joven valor cruzado que necesita proyección y ser acompañado. / Foto: Agencia UNO

Por @columnaderazta

cducatolica.com

columnaderazta.cl

Las personas en épocas de fiesta adquieren un espíritu dadivoso que si lo aplicáramos a las necesidades del país durante el resto del año eliminaríamos la pobreza de niños y ancianos, esterilizaríamos y recuperaríamos animales en estado de abandono, y sin duda, a nivel mundial, la vida de los ciudadanos sería más trascendental que el porcentaje de crecimiento económico.

Algunos pasan la Navidad en familia y otros se encierran a ver maratones de zombis. No sé cómo será ahora, pero antes el vecino que recibía una bicicleta inmediatamente daba vueltas por la cuadra como si estuviera contratado. Dos o tres de la mañana y el otro haciendo ruido con las rueditas a los lados. En la casa siempre tuvimos claro que al Viejito Pascuero no podíamos exigirle más de la cuenta. No sé para qué le escribíamos cartas si después nos traía ropa. ¡Imagina la fortuna del niño que recibía de regalo una camiseta de Universidad Católica! La usaban puros cracks: Marco Cornez, René Valenzuela, Jorge Aravena, Miguel Ángel Neira, Osvaldo Hurtado…

La primera camiseta de Universidad Católica que tuve -comprada con esfuerzo- se la regalé a mi padre, y aunque saquen ediciones conmemorativas o de otros colores ninguna valdrá tanto como esa. Detesto cuando al final del partido los jugadores intercambian la Franja en cancha. Ese uniforme está prestado, pertenece al hincha con menos recursos y también al acaudalado, al que nació en Chile o se enamoró del club luego de que llegara desde otra patria, como Néstor Isella –injustamente olvidado por la concesionaria– y Ricardo Lunari. Si tu adversario quiere la camiseta que vaya a buscarla al camarín, sugerencia que hizo Enzo Francescoli a un danés luego de que Uruguay perdió 6-0 en México 86.

Católica tiene hinchas en todos los estratos sociales. ¡Los dirigentes jamás deberían olvidarse de eso! Hay cruzados que viajan desde otras regiones hasta San Carlos, otros cruzan Santiago con dos o más locomociones. Cuando el Metro disponía sólo de la línea 1 y 2 no era raro demorarse un par de horas hasta San Carlos y un poco más de vuelta si con suerte pillabas locomoción. En otra época, cruzabas terrenos utilizado para el forraje y veías al actual alcalde junto a una vaca esperando que las inmobiliarias construyeran para que así hubiera votantes y él fuera elegido. También pudo ser otro, la memoria es frágil al respecto. Como dijo Patricio Jaramillo, hincha cruzado, me gustaría que La Fundación diera cuenta de las inversiones inmobiliarias que mencionó Jorge O’Ryan en su cuenta de 2009.

Esta Navidad los hinchas de Universidad Católica esperábamos, además de la ropa interior de rigor, que Cruzados SADP nos entregara novedades que endulzaran el cola de mono e hicieran más comestibles los panes de Pascua atiborrados de frutas. El plantel fue reforzado convenientemente a mediados de 2010, lo despotenciaron a mitad del 2011 y si a fines del 2012 se fueron 14 jugadores -Cerda se reintegró- indica que necesita una reingeniería desde hace rato.

Si bien no podemos igualar en este momento el poder adquisitivo de los rivales –debido a la gran tajada que obtuvo La Fundación del dinero que recaudó Cruzados SADP en su salida a la bolsa– tampoco vamos a rendirnos sin luchar.

Que vuelva Mirosevic y junto a él lleguen jugadores bien escogidos, ya bastante dinero desperdiciamos con las contrataciones de Ovelar y Mier. “Cualquiera habría contratado a Mier”. No, el único jugador extraordinario de ese Peñarol era Martinuccio y valía lo mismo o menos. Además de incorporaciones, necesitamos un esquema ofensivo y más rodaje para elementos valiosos de cadetes como Diego Rojas.

El mejor regalo que puede darse a si mismo un ser humano es la oportunidad de ser feliz, para eso no se requieren fortunas o espectros navideños que te muestren un futuro desolador. Para los cruzados parte fundamental de esa dicha sería que la Franja vuelva a situarse en lo más alto. La escasez de dinero aumenta la preponderancia de una buena gestión, el amor por la camiseta impide que renuncies a un balón dividido y la pasión, tanto de hinchas como de jugadores, transforma sueños en realidades.

¡Grande Universidad Católica!

* Cristian Berríos, poeta y escritor. Ha publicado en medios de Chile, Perú, México y Venezuela, además de tres ediciones breves de sus obras en Austria. El 2011 ganó un concurso literario de Zona Literatura, Argentina. Fue finalista en Cuéntame Valparaíso 2010 y tercero en 2012. Ha sido incluido en tres antologías: “10 Años de poesía en Balmaceda Antología Histórica 1997- 2007”, Chile; “Me Urbe” Chile-Venezuela; y “Cuéntame Valparaíso 2009-2011”, Chile.

LAS OPINIONES EXPRESADAS AQUÍ NO SON RESPONSABILIDAD DE EL GRÁFICO NI REPRESENTAN SU OPINIÓN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo